Los aviones se caen de tres en tres

  • Existen creencias y estadísticas que hacen pensar en que puede ser cierto
Edificio de "La Tarde", que aún existe, periódico de tan grato recuerdo.
Edificio de «La Tarde», que aún existe, periódico de tan grato recuerdo.

Siempre he tenido la costumbre de leer los periódicos, una manía que adquirí de mi padre. En el comercio que regentaba nunca faltaba “El Día”, adquirido a primeras horas de la madrugada al vendedor de la calle del Humo, cuando era el lugar donde se situaban los gangocheros que servían de proveedores a los venteros de la época.

Por la tarde, Paco Rojas, conocedor de la afición a la lectura de la “olorosa” prensa escrita que tenía mi padre, le dejaba un ejemplar calentito de “La Tarde”. Allí disfrutábamos de la lectura vespertina de artículos increíbles de destacadas plumas de nuestro periodismo insular; a lo mejor es que los censores tenían horario de funcionarios… vaya usted a saber.

Pues bien, no recuerdo en cuál de estos dos periódicos leí una teoría de un físico palmero, creo recordar que se llamaba Guillermo Rodríguez, sobre el carácter cíclico de los sucesos importantes y que marcaban un hito en la historia.

Terremotos, ciclones y accidentes aéreos ocupaban los estudios de este señor. La verdad es que nunca entendí la jerga que utilizaba; quedaba muy lejos de lo comprensible para mí, pero lo cierto es que atinaba con frecuencia.

Un MD igual al que se estrelló sobre el desierto del Sahel.
Un MD igual al que se estrelló sobre el desierto del Sahel.

La penúltima vez que me acordé de esto fue cuando el accidente de “Spanair”, en el que fallecieron 160 personas. En pocos días se produjeron otros dos, uno en el aeropuerto de Manás, Kirguiztán, y otro en Guatemala. Quizás fue la sensibilidad por la terrible tragedia de Barajas lo que me hizo acordarme de este palmero.

Ahora, la última noticia del desastre de MD de “Swiftair”, me ha traído a la memoria todo lo leído en mis años de instituto, el vuelo MH-17 de “Malaysia” sobre Ucrania, un “ATR-72” de “TransAsia Airways” en Formosa (Taiwán) y ahora el “MD-83” español que operaba para “Air Argelia”.

Será verdad o no la teoría, pero de lo que no cabe la menor duda es de que existe un dicho español que toma como referencia un número cabalístico, el tres, que dice: “No hay dos sin tres”. O sea que, ya puedo ir a mi puerta de embarque para coger las vacaciones.