Manda güevos, Schettino

Recreación del "Concordia" frente a la universidad que ha invitado a Schetino.
Recreación del «Concordia» frente a la universidad que ha invitado a Schetino.
  • El capitán que dijo –un suponer– “Maricón el último” imparte clases sobre gestión del pánico

Siendo presidente del Congreso de los Diputados don Federico Trillo, se puso de moda e institucionalizó la expresión: “Manda güevos”. Pues eso es lo que digo hoy cuando me entero de que el capitán del crucero “Costa Concordia”, Francesco Schettino, fue invitado a hablar sobre la gestión del pánico en un seminario de criminología en la más grande Universidad de Italia, La Sapienza de Roma.

Francesco Schetino, antes cobarde, ahora gestor del pánico.
Francesco Schetino, antes cobarde, ahora gestor del pánico.

Resulta que al responsable, según la justicia, de un naufragio donde fallecieron 32 pasajeros, a la persona que está siendo procesada por delitos de cooperación en homicidio, imprudencia, negligencia e impericia la llevan a hablar de gestión del pánico…”manda gü…narices”.

¿Quién puede imaginar al Schettino subido a la cátedra, ante un auditorio científico, para hablar de la emergencia y del pánico, cuando este individuo es el símbolo de la cobardía y del terror? Les recuerdo que él fue el primero en abandonar la nave, seguramente atendiendo a la premisa que decíamos cuando niños: “Maricón el último”.

El Gobierno italiano, en palabras de su ministra de Educación, califica esta subida a la cátedra del marinero de marras como un insulto a sus pasajeros y tripulación, víctimas de su torpeza como responsable del buque que hizo zozobrar.

Las redes sociales no se han hecho esperar con sus comentarios mordaces: “Schettino en la Universidad hablando de seguridad es como Cicciolina hablando a las monjas clarisas de castidad”; “Drácula imparte un curso sobre anemia”; “Berlusconi abre un asilo para jovencitas”, son los comentarios más extendidos por Internet.

Lo más sorprendente, si cabe, es que esta universidad italiana (una de las de mayor prestigio) hace siete años rechazó al Papa Benedicto XVI, como ponente para inaugurar el año académico. El propio Ratzinger declinó la invitación del rector ante la protesta de algunos profesores y estudiantes. Como platos se me quedan los ojos. Supongo que entenderán ahora lo del “manda güevos”.

Reendex

Must see news