Células durmientes

Nos aconsejan ahora defendernos los unos de los otros a base del profundo temor que despierta un arma de fuego

Parece mentira que el espíritu del general Franco, a punto de ser exhumado del Valle de los Caídos, haya logrado despertar la voluntad de tantas células durmientes de la pasada dictadura para hacerse no sólo visibles ahora sino dispuestas también a ser oídas a través de ese potente altavoz que les concede Vox para convencernos de que aquel otro tiempo pasado fue mejor y por tanto deberíamos tenerlo todos en cuenta a la hora de votar en los próximos comicios generales.

Esas células durmientes no sólo se han enfundado de nuevo los uniformes del trasnochado generalato franquista sino que además nos aconsejan ahora defendernos los unos de los otros a base del profundo temor que despierta un arma de fuego cuando puede ser utilizada bajo cualquier pretexto que se nos antoje en defensa propia; “por un puñado de dólares”, por ejemplo.

Desde el día en que vimos a Santiago Abascal cabalgando por tierras de Andalucía, no tuvimos la menor duda de que había empezado de nuevo lo que él ha dado en llamar la Reconquista, valiéndose para ello de las modernas estrategias que, en principio, le brindan los videos promocionales para tratar de intentar recuperar, a su juicio, aquel antiguo esplendor patriótico perdido como consecuencia de la masiva inmigración en la Península y el asentamiento de una consolidada democracia.

Criterios, opiniones, actualidad, política – Canarias

Otros muchos, años ha, también cabalgaban por tierras de Andalucía; en concreto por Almería pero a diferencia de Abascal, esos otros lo hacían, sobre todo, para ganarse la vida como falsos bandoleros a expensas de Sergio Leone, disparando sus armas a diestro y siniestro con munición de fogueo hasta que Clint Eastwood, con auténtica munición y certera puntería, aparecía de improviso, puro en la comisura, para, sin preámbulos, acabar sin remisión con todos ellos bajo el sol calcinante del desierto almeriense.

Sin embargo, una nueva y limpia caterva de petimetres de verbo fácil hace también su aparición en la escena parlamentaria española para engrosar las filas de estos nuevos partidos “democráticos” o, mejor dicho, amparándose precisamente en la democracia instaurada para conseguir sus más que dudosos fines políticos. Suelen presumir de un aire inconfundible de señorito andaluz, de americanas ceñidas y corbatas a juego con el logotipo del partido al que pertenecen. El pelo indiscretamente engominado pero perfectamente alisado, excepto en la zona de la nuca donde unos rizos indomables ponen de relieve la falsa casta torera de lo que otrora fuera la coleta del auténtico matador hoy venido a menos.

Son ellos los que cargan contra el pacífico desarrollo de la memoria histórica; como el diputado de Vox, Benito Morillo Alejo, tildando a los familiares de las víctimas de la guerra civil de “buscadores de  huesos”, en descarnada alusión a la voluntad de los muchos españoles preocupados, todavía hoy, en encontrar y recuperar los cientos de cadáveres que aún yacen en las cunetas, sin ser tenidos en cuenta, mientras al dictador se le busca apresuradamente la tumba idónea definitiva donde depositar su embalsamado cadáver disfrazado aún de general de los tres ejércitos.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

2 Comments

  • Gracias Sr. López, por dedicar unos minutos de su tiempo, a plasmar en las páginas de ese Diario, lo que muchos pensamos y nos tememos.
    La arrogancia de estos personajes, unida a una gran ignorancia en la mayoria de casos, justifican que estemos alertas a los movimientos de individuos de esa calaña.
    saludos a los lectores y editores.

  • Olvidé comentar sobre la parte humorística del último artículo del Sr. López, que dicho sea de paso, es ya una característica de sus escritos y que, como lector, agradezco muchísimo.
    Genial, como siempre !

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.