Arco y el rey

Fotografía oficial de Su Majestad el Rey Don Felipe VI./Casa de S.M. el Rey-DVirgili.

Ayer, en su solitaria y única viñeta dominical del diario El País, me hacía yo eco de la reflexión de ese extraordinario filósofo a quién se le conoce popularmente con el nombre de El Roto. Decía así: “Lo más interesante de la plástica es la literatura”. En mi modesta opinión podría parecer una contradicción pero a juzgar por la escandalosa obra de arte presentada en Arco, se deduce que, -sin toda esa literatura aplicada a tal controvertida figura del Rey y en el contexto que se supone encierra tanta parafernalia, independientemente del también escandaloso precio de la misma-,  tal obra clásica no pasaría de ser un simple ninot destinado a perecer en la hoguera en cualquier falla que se precie de Valencia, máxime, cuando según una cláusula que estipula el contrato, se le exige al comprador nada menos que a incinerarla en el plazo mínimo de un año.

La literatura por tanto, en sus distintas modalidades como ensayo, investigación, crónica, novela, poesía, etc. también puede presumir de ser considerada una actividad artística a la par de esas otras muchas llamadas artes plásticas, sobre todo en aquellos apartados donde la ficción forma parte fundamental de la obra en sí misma y por consiguiente capaz de crear una realidad paralela sólo valiéndonos de licencias poéticas, argumentales o gramaticales  que nos llevarían a considerar, por ejemplo y según distintas fidedignas fuentes consultadas, que el autor de la figura enhiesta, sin alma y supuestamente efímera del Rey y que presume hoy día de ser un artista escandaloso y original, se habría puesto en contacto, en un momento determinado y mucho antes de concluir su tan discutida representación del monarca, con los distintos dirigentes de los principales partidos independentistas republicanos catalanes (PDeCAT, ERC, CUP, JxSí) para tratar de convencerles de la conveniencia, cuando no de la imperiosa necesidad, de adquirir su contemporánea excelsa creación, expuesta en tan prestigiosa muestra de arte cómo la que es considerada Arco, como medida indispensable para intentar, en estrecha connivencia con el prófugo de la justicia española Puigdemont, internacionalizar de manera definitiva y eficaz el serio conflicto por el que atraviesa hoy Cataluña a causa del llamado procés, sin menoscabar, sin embargo, el hecho de que la recuperación admitida de tan significante suma de dinero invertida en dicha obra, en previsión de que, de antemano, la figura que hoy representa la monarquía española pudiera ser más que amortizada mediante la colaboración popular que merced a un simple óbolo de un euro, donado por cada uno de los doscientos mil  asistentes que se prevén, horas antes de que su majestad pueda ser consumido definitivamente por el fuego benefactor que encienda la república, aún en ciernes, sobre una  gran pira levantada a tal efecto para el próximo gran día de San Jordi, en el mismo centro de un lugar tan emblemático y con tanto aforo como pueda ser la plaza de Cataluña, en pleno centro de Barcelona.

¿No es cierto que tal como afirma El Roto “Lo más interesante de la plástica es la literatura”?

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

 

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.