Así están las cosas

Los CDR detenidos no eran un grupo aislado que actuara por iniciativa propia. Formaban parte de una táctica mucho más amplia./Fuente: El Confidencial.

A la pregunta de una periodista sobre si Franco debería ser enterrado en cualquier otro lugar, la presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, respondió firmemente que su familia es libre de enterrarlo en cualquier parte. ¡Menuda respuesta! Sin embargo, no se les ocurrió nunca hacerlo en la Gran Vía o sepultarlo en alguna fosa común; ni siquiera en una de las muchas cunetas donde todavía reposan los restos de los represaliados asesinados durante la inacabable hasta ahora guerra civil. Eligieron para el general nada menos que una apocalíptica arquitectura megalítica en cuyo subsuelo ha reposado hasta el próximo momento en que se produzca su exhumación, cuyo conflicto parece no acabar nunca, a pesar de que el Tribunal Supremo ya se ha pronunciado en favor de ella. Por lo que parece, sólo falta un último trámite de carácter burocrático que garantice la integridad del patrimonio y la salud de aquellos trabajadores que habrán de retirar la pesada losa de mármol que cubre la tan criticada sepultura.

Si se descarta como también está ya previsto la catedral de la Almudena, entonces sí que la familia podría escoger para su definitivo enterramiento el cementerio de Mingorrubio, en el palacio del Pardo, en el interior del mausoleo de los Franco que allí se encuentra y donde también descansa su queridísima esposa, Carmen Polo.

En otro orden de cosas, no parece muy acertado el nombre del partido con el que Errejón se presentará a las próximas elecciones: Más País. Si no se pronuncia correctamente podría entenderse como Mal País, lo que por otro lado parece ser cierto a juzgar por la inercia de creciente ingobernabilidad en la que todavía nos encontramos.

Los canarios en particular saben muy bien el significado que cobra en las islas la palabra “malpaís”. Extensión de terreno volcánico estéril, que por sus especiales características no produce nada y formado gracias al enfriamiento de la lava vertida durante una erupción volcánica. En la política española esa erupción ya ha tenido lugar, pero como era de prever, para nada bueno. No ha producido nada de provecho como no sea esperar a verlas venir y repartir los votos con un nuevo partido emergente al que ya le adjudican de antemano nueve diputados y que como bien viene anunciando su candidato, acudirá presto en auxilio del PSOE sin exigirle nada a cambio como no sea el compromiso de abordar una política progresista basada, entre otras cosas, en la conservación de la naturaleza.

Muchos catalanes de buena voluntad no dan ningún crédito a que las detenciones efectuadas por la Guardia Civil de algunos miembros de los llamados Comités para la Defensa de la República (CDR) hayan sido debidas a otra cosa que no sea el de causar un desprestigio organizado al movimiento pacifista que mueve la voluntad de los grupos independentistas para lograr la tan ansiada república. Lo cierto es que ha quedado demostrado, según declaraciones de los propios detenidos, su implicación en la fabricación de artefactos explosivos con la intención de sabotear algunas instalaciones de carácter civil o militar, según los casos.

Pero el auténtico responsable de estas detenciones juveniles no ha sido otro que el desbocado Quim Torra, quién exige a los suyos no cejar en la lucha por alcanzar la independencia de Cataluña en el más breve tiempo posible y sin otra salida democrática que evite la intención de algunos de empezar a plantearse la lucha armada como única esperanza de alcanzar lo inalcanzable: una quimera.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.