Barça – Madrid

Mossos d'Esquadra ./Pixabay.

A la espera del evento futbolístico más solicitado del año entre el Club Futbol Barcelona y Real Madrid, la plataforma anónima Tsunami Democràtic ya ha establecido y dado a conocer las estrategias oportunas a seguir para que en cuatro puntos distintos, en los aledaños del Camp Nou, efectúen su concentración los miembros activos de los CDR con la finalidad de boicotear con sus protestas el partido aplazado en su momento por la Federación Española de Fútbol y tan esperado por todos los aficionados de ambos equipos. Si se cumplen algunas premisas que el Tsunami Democràtic ya ha hecho públicas, como el derecho de utilizar grada y cancha para sus reivindicaciones independentistas, la concentración no tendría por qué ser violenta, pero si se omiten estas dos exigencias por parte de las autoridades deportivas y/o políticas, no se garantiza en absoluto la calma propia en un encuentro de tanta rivalidad y tales características.

Al amparo de los mossos d´esquadra, acudirán también distintos efectivos de la policía y guardia civil para tratar de contrarrestar las avalanchas que puedan producirse y den origen a males mayores de sabotajes dentro y fuera del estadio. Todo dependerá de los posibles acuerdos que se tomen de manera diplomática entre las autoridades competentes y los representantes de los CDR para que, a pesar de tanta presencia policial y manifestantes, el encuentro deportivo pueda llevarse a cabo sin más dificultades que las que pueda exigir el árbitro a los jugadores por incumplimiento del reglamento.

En cualquier caso, todo dependerá de la deriva que puedan ir tomando las decisiones a las que se verán sometidos los políticos presos catalanes en cuanto a su supuesta puesta en libertad o el paso que pudiera concedérseles al tercer grado que prevé instituciones penitenciarias, además del compromiso de un posible referéndum, que como exige Esquerra en sus conversaciones con el PSOE, pudiera facilitar la investidura de Sánchez sin ningún otro pacto añadido.

Muy pocos catalanes hablan estrictamente estos días de fútbol. El fútbol no se menciona sólo en función de lo que el encuentro pueda dar de sí como deporte, sino por el rédito político que produce a favor de que los independentistas catalanes puedan obtener de una situación que los sitúa en un escenario internacional en el que reivindicar unos derechos que, según ellos, los distintos gobiernos españoles les sustraen en perjuicio incluso de la propia economía de Cataluña.

De manera que disfrutar, -por lo menos en Cataluña-, de una dulce Navidad será prácticamente imposible toda vez que el Barça corre también el riesgo de perder ante su eterno rival, los políticos presos quizás no regresen a casa por Navidad y la intransigencia del PSOE no acepte de Esquerra Republicana las condiciones impuestas para una investidura y tengamos que vernos obligados a asistir de nuevo a votar en unas próximas elecciones cuya repercusión incidiría violentamente en la opinión desfavorable que al votante le merece ya la clase política española, convertida desde hace años en empleados a sueldo fijo y por tiempo indefinido.

En cualquier caso y como mal menor para todos los desafortunados miembros de los CDR y para mi disfrute particular, espero y deseo la victoria contundente del F.C. Barcelona. ¡Visca el Barça!

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.