Calma chicha en Cataluña

Gerona, la tierra del expresidente prófugo, se ha convertido en un fortín del independentismo.

Estos últimos días se respira una calma chicha en Cataluña en cuanto a manifestaciones independentistas se refiere, Ya no penden tantos nuevos lazos amarillos de los árboles y los que quedan se ven ajados y descoloridos merced a la climatología que también ha azotado notablemente el este de la península. Aparte de la influencia de los huracanes, quizá esta calma se deba también a la labor que viene haciendo Pablo Iglesias en favor de los políticos presos catalanes, amén de las conversaciones telefónicas mantenidas con el propio Puigdemont quién, por otro lado, continúa perdiendo credibilidad no ya sólo en el seno de su propio partido sino también en el de Esquerra Republicana. Mientras tanto, la CUP anda ya desmarcándose de ambos y sin concederles ningún crédito por culpa, según parece, de sus manifiestas pasividades ante el estancamiento del procés del que son acérrimos continuistas.

Gerona, la tierra del expresidente prófugo, se ha convertido en un fortín del independentismo.

A pesar de las críticas vertidas por la oposición de los partidos de derechas, Pablo Iglesias ha sabido como político y de forma generosa aproximarse a aquellos otros de quienes depende la aprobación de los presupuestos elaborados para 2019 por el PSOE y que por ende beneficiaría también a su propio partido por cuanto y según sus propias declaraciones, ningún partido, entiéndase de izquierdas, no debería dejar pasar la oportunidad única de aprovechar esta coyuntura política para seguir apoyando unas mejoras económicas que redundarían especialmente en beneficio de todos aquellos colectivos, llámense pensionistas y asalariados, que en particular forman parte del grueso del electorado de su propio partido. De modo que las conversaciones mantenidas tanto con el lendakari Urkullu como con Junqueras no le comprometen tanto a Iglesias como sí hubiera sido el caso de Pedro Sánchez quién en su calidad de Presidente no hubiera podido interferir en las decisiones tomadas en su día por el poder legislativo.

Mientras tanto, el fiscal general del estado nos ha sorprendido a todos con la paralización inmediata de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en favor de las familias sujetas a hipotecas por la Banca y cuya extraña decisión abre de nuevo el debate sobre si el poder judicial puede tratar de beneficiar a los negocios de los especuladores en perjuicio a los intereses de los consumidores como parece ser el caso.

La zozobra de los más perjudicados no ha hecho más que empezar.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.