Canícula

Cuando a alguien no se le ocurre nada que contar no quiere decir que no estén pasando cosas que puedan resultar de vivo interés para los demás; sobre todo para aquellos que  están obligados a publicar y por lo tanto informar sobre los últimos acontecimientos de cierta relevancia acaecidos estos últimos días en nuestro país y cuya responsabilidad corresponde, principalmente, a quienes escriben para los distintos y numerosos medios de comunicación españoles.

Esta aparente pereza informativa resulta como consecuencia de la espesa canícula que estos meses de verano embota sin compasión el cerebro de los muchos periodistas que permanecen activos y a quienes, además, les excita un sentimiento de envidia hacia aquellos otros colegas que durante estos meses de estío y sin compromisos estarán disfrutando de unas merecidas vacaciones pagadas en doradas playas paradisiacas, donde no ocurre otra cosa que no sea el placer de un estado de felicidad permanente que en la mayoría de los casos no resulta ser noticia publicable a no ser que seas golpeado accidentalmente en la cabeza por  el sólido fruto caído de un cocotero mientras tomas el sol o resultes irremisiblemente atacado por un tiburón blanco mientras buceas en las profundas turquesas aguas del mar del Caribe.

Una vez en España, lo peor que te puede pasar en verano, en cualquiera de sus numerosas playas, es que te pique una modesta medusa. Sin embargo, mientras tanto, los taxistas en huelga vuelcan sobre el negro asfalto los también negros taxis pertenecientes a la desleal competencia, agreden a sus conductores y clientes además de cortar las vías de comunicación en algunas ciudades importantes y con esa irrefrenable actitud de fuerza, instan al Gobierno a mediar y tratar resolver, de una vez por todas, la difícil problemática que se desprende con la puesta en funcionamiento de los servicios a través de Internet de competidores como Uber o Cabify.

Muy lejos ya del Caribe, más al Norte del Ecuador, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico, el flujo de migrantes continúa aumentando sensiblemente en los centros de acogida, hasta desbordar las previsiones tomadas en su momento por Cruz Roja y distintas ONG y cuyas reclamaciones para tratar de amparar a tamaña afluencia están poniendo en jaque al gobierno de Pedro Sánchez.

En política económica, el PSOE ha recibido también un duro revés al abstenerse Podemos, arrastrando también en su decisión a ERC y PDECat, en la votación que debía ratificar en el Congreso el acuerdo alcanzado por el Consejo de Ministros cuando éste ya había fijado los objetivos del déficit y deuda pública así como el techo de gasto para los presupuestos generales del Estado del próximo año.

Cuando la pereza se instala en los informadores, no por ello disminuyen los problemas al no ser contados, sino que éstos aumentan siempre en la misma proporción.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.