Casado versus Sánchez

Pedro Sánchez y Pablo Casado./Congreso de los Diputados.

Aunque en muchas ocasiones lo parezca, Pedro Sánchez sería incapaz de tildar de idiota, -y mucho menos en público-, al señor Pablo Casado porque entre otras cosas tampoco estaría bien visto airear los defectos de los demás en el Parlamento, tratándose, como en este caso, no sólo ya del presidente del PP sino también del delfín más aplicado del sr. Aznar quien al parecer aspira de nuevo, a pesar de las encuestas en contra, a formar parte activa del que fuera su partido del alma aunque, como todos bien sabemos, lo abandonara sin ningún escrúpulo por un cierto tiempo en virtud de sus tensas discrepancias con el expresidente y examigo Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez y Pablo Casado./Congreso de los Diputados.

Pablo Casado, haciendo un alarde de originalidad sólo aplaudida por los suyos, ha calificado de golpista a Pedro Sánchez por creer que éste les está facilitando ciertas ventajas a los independentistas catalanes en contra de la forzada, -por el momento-, unidad de España, eximiéndoles ante los medios de comunicación, -siempre según Casado-, del cargo que pesa contra todos ellos por el dudoso delito de rebelión.

Gobernar significa también acercar posturas y si la opinión de Sánchez merma la poca capacidad que se le supone a Casado en tal sentido, es lógico pensar que el Presidente del gobierno deba aprovecharse de la oportunidad única que le ofrecen tanto Esquerra Republicana como PDeCat para tratar de sacar adelante los presupuestos generales del estado para el próximo año sin que ello garantice en absoluto la tan deseada excarcelación de los políticos presos catalanes por falta de pruebas contundentes sobre el tan discutido delito de rebelión tal y como denuncia el presidente del PP, porque además, sobre ellos pesan aún los de malversación de fondos públicos y sedición , respectivamente, y cuya simple opinión sobre el particular por parte de Sánchez, no significa en absoluto una interferencia entre el poder Ejecutivo y el Judicial

Por todo ello y en especial por sus discursos tan planos y sin contenido alguno como no sea la insistencia en mantener la unidad de España por encima de todo y a espaldas de los graves problemas sociales que azotan este país y que por suerte y gracias a partidos como el Psoe y Podemos se están abordando no sin cierto arrojo, hay quienes en el seno de su propio partido comienzan a dudar de la eficacia del sr. Casado como presidente idóneo del PP y a plantearse otro nuevo candidato como futurible a la exigente presidencia que comporta el gobierno de la nación.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.