Cataluña es más que un club

Se ha desaprovechado una oportunidad de oro para lavar una imagen empañada

Imagen de Barcelona, conocida como ciudad condal porque, en el siglo IX, el norte de Cataluña era una tierra de condados. Una comarca conocida como Marca Hispánica. Una de las pocas resistencias al Califato de Córdoba.

El empate a cero de ayer entre el C.F. Barcelona y el Real Madrid C.F. ha tenido de positivo que los más rezagados como consecuencia de las medidas de seguridad y cacheos practicados en el exterior del campo, no se perdieran ningún gol. El gran derrotado, sin lugar a dudas, ha sido el llamado Tsunami Democràtic. Su estrategia de movilización y su táctica de convocatoria a través de las redes sociales con la intención de agrupar en cuatro puntos distintos de los aledaños del Camp Nou a los miembros activos de los CDR, no dio el resultado esperado que todos nos temíamos. Los auténticos ganadores de la contienda que se intuía en los aledaños, sin lugar a dudas, han sido los componentes de las fuerzas de seguridad, incluyendo a Mossos d`esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil, quienes desempeñaron una labor ejemplar en favor de mantener la paz y la concordia entre los miles de asistentes y aficionados que se dieron cita desde hora muy temprana antes las puertas del estadio.

Los incidentes en el interior fueron ínfimos comparado con lo que esperaban los distintos medios de comunicación que cubrían el evento deportivo también para el resto del mundo. El lanzamiento de pelotitas de goma a la cancha fue una anécdota infantil que sólo duró unos minutos y sin ninguna consecuencia en el desarrollo del juego vibrante que a lo largo de los noventa minutos desarrollaron ambos equipos. Si bien es verdad que el Real Madrid se mantuvo siempre al ataque durante la mayor parte del partido, el Barça no cejó en su empeño en tratar de llevarse los tres puntos que finalmente no consiguió para decepción de los culés.

En cualquier caso y eso habría que lamentarse, Barcelona ha dado una imagen muy chabacana y que no se corresponde con la realidad vivida en épocas pretéritas donde la categoría de un encuentro deportivo de estas características solía ir precedida de una puesta en escena impecable, en la que el prestigio de la ciudad alcanzaba cotas de gran notoriedad en el resto de países de nuestro más inmediato entorno. Sin embargo, ahora, cuando más cadenas de televisión se suman para llevar hasta los confines del mundo las imágenes de un evento de tal magnitud, tenemos que sufrir la poca elegancia y la escasa concordia que se ofrece de la Ciudad Condal al resto de países, en un momento tan necesitado de publicidad que no pase por aquella que destila la que sólo quiere hacerse con la exclusividad del derecho a la independencia de Cataluña en la peor de sus versiones.

No cabe duda de que se ha desaprovechado una oportunidad de oro para lavar esa imagen empañada hoy por el humo que todavía genera el fuego en las calles de una Barcelona acariciada en otros tiempos no sólo por el seny del que tan orgullosos se han sentido siempre los catalanes, sino también por sus costumbres, su cultura, sus tradiciones y, como en este caso, también por su temperamento deportivo, encarnado por el eslogan culé que predica aquello de que “el Barça es mès que un club”.

A pesar de todo, siempre he creído qué dadas las circunstancias, me merece afirmar con total rotundidad de que Cataluña es más que un club.

zoilolobo@gmail.com

3 Comments

  • Los medios de comunicación se ocupan de sobredimensionar cualquier acontecimiento, contribuyendo así a que desde la distancia se vea todo más exagerado, de lo que es la realidad que se vive, para bien y/o para mal. saludos.

  • Como siempre pasa entre las filas de los nacionalistas catalanas es la tendencia de este comentario. Echar la culpa al mensajero. Resulta que lo que ha podido ver todo el mundo es por la prensa manipuladora. Sinceramente he de decir que el adoctrinamiento que han hecho los políticos algunos de ellos ladrones con la población es una auténtica vergüenza. Vivo en Barcelona desde principios de los 70 y los que somos de fuera y no hemos entrado por el aro del españa nos roba estamos siendo menospreciados y usted sabe que es verdad. Si no lo quiere ver tiene usted un problema señora.

  • Está claro, si no he leído mal el artículo del señor Zoilo en su primer párrafo deja bien claro que «Los auténticos ganadores de la contienda que se intuía en los aledaños, sin lugar a dudas, han sido los componentes de las fuerzas de seguridad, incluyendo a Mossos d`esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil, quienes desempeñaron una labor ejemplar en favor de mantener la paz y la concordia»
    Si la revolución de las sonrisas no lo es tanto, no creo que hubiera hecho falta tanto rompeolas para parar el tsunami.
    Muy buen artículo, señor Zoilo

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.