Catalunya

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, ha manifestado estar decidido a hacer real la supuesta república catalana y conseguir además la libertad de los políticos catalanes detenidos y para ello, al parecer, está del todo dispuesto a atacar al estado español no sólo ya con saña sino, además, utilizando todas aquellas armas disponibles a su alcance; espero que con excepción de las blancas y las de fuego porque ya en Cataluña, sobre todo en las comarcas del interior, están empezando a librarse auténticas batallas de símbolos sin precedentes en el territorio por mantener la neutralidad del espacio público que se disputan independentistas y no independentistas, sean éstos catalanes o no.

La incongruencia más destacable en esta guerra de símbolos es aquella por la que en virtud de la impopular y discutida “ley mordaza” tan criticada en Cataluña, los mossos d`esquadra sólo persiguen como delito a quienes los quitan, permitiendo sin embargo a los movimientos independentistas la implantación de infinidad de lazos y cruces amarillas ya no sólo formando parte de la decoración del paisaje urbano de los pueblos del interior sino además en las numerosas playas del litoral mediterráneo, en los caminos vecinales o, incluso, en el fresco interior de los bosques montañosos.

Ver ilustración

La vicepresidenta del PDeCat se manifestaba ayer en TV en contra de la voluntad del estado “al no permitir que los ciudadanos de Cataluña puedan decidir sobre el futuro político de su país” sin tener ni siquiera en cuenta que la mayoría de catalanes no aboga ni se ha pronunciado de forma seria u oficial por la independencia.

El sr. Torra, por no nombrar al resto de todo su séquito, parece padecer de un síndrome muy común tratado en psicología y conocido bajo el nombre de transferencia de culpa mediante el cual se tiene siempre la tendencia a culpar a los demás, en este caso al Estado, de tus propios males y hasta que no resuelvan ese conflicto íntimo y personal en cada uno de los implicados catalanes no se podrá llegar por el momento a ningún acuerdo factible de progresar en favor de encontrar una solución a la obsesión por el procés aunque no, desde luego, para favorecer la ansiada independencia de Cataluña.

zoilolobo@gmail.com

2 Comments

  • Cataluña, no Catalunya.
    Inicialmente quiero felicitarle por su artículo y por como ha cuidado determinadas expresiones. No puedo estar de acuerdo con el título. Si en este medio se publicase algo sobre Estados Unidos, dirían eso…Estados Unidos y no “Yunited of Esteit” dicho sea en plan jocoso.
    Que a Jordi se le diga “Yordi” –sic– es correcto. Los nombres propios deben respetarse siempre. A George Washinton no le llamamos Jorge… o a Williams Shakespeare, Guillermo.
    Por lo que leo usted domina el tema catalán. Creo que todos estamos deseando una visión objetiva…OBJETIVA de lo que está pasando en esta parte tan importante de España.
    Los catalanes son lo que son, les guste o no, gracias a que se les ha premiado para que se estén callados, todo ello en detrimento de otras regiones (no digo autonomías porque es más moderno).
    En tiempos del innombrable, Vascongadas* y Cataluña fueron premiadas por el régimen del exhumable para que no protestaran. Por el contrario, regiones como Extremadura, Canarias, las dos Castillas y las Ciudades Autónomas no pudieron crecer en el mismo nivel que estas dos regiones.
    Me parece un despropósito que ahora, bien situados y siendo el motor económico gracias a lo dicho, quieran poner tierra de por medio. En Cataluña para esconder el desfalco, según parece demostrado del 3 por ciento…o más y de los viajecitos a Andorra y un poco más al norte.
    La pregunta es siempre la misma. ¿Por qué se han dejado adoctrinar en Cataluña? Jolin, yo pensaba que el catalán era más listo. ¿Será verdad que los currantes, los catalanes lo son, son sólo eso…currantes?

  • Mi querido Frankestein:
    A pesar de llevar muchos años viviendo en Cataluña no me siento independentista. Lo único que pretendo es tratar de explicar que es lo que lleva a miles de catalanes a escoger esta única opción dándole la espalda, como Vd bien argumenta, al desfalco del 3% durante la presidencia del Sr. Puyol y al caso del Palacio de la Música, por poner sólo dos ejemplos.
    Para mayor inri hay quienes me han confirmado el perdón total para todos los defraudadores catalanes a cambio de conseguir la formación de una república independiente.
    Saludos. Zoilo

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.