Frases hechas

“Como no podría ser de otra manera” , herencia de Mariano Rajoy a Pablo Casado

Pablo Casado./ Twitter.

Desde aquel lejano día en que la ex mujer de Manolo Santana, Mila Ximénez, acuñara la insulsa frase “punto pelota” como si de una juez de silla se tratara y con la que siempre solía poner fin a toda discusión mantenida con cualquier adversario de turno, han venido sucediéndose, -sobre todo en el terreno político y/o periodístico- toscas frases hechas que lejos de ser como se pretende elegantes metáforas de una situación política determinada, sólo son empleadas como simples coletillas con las que dejar por tontos a los adversarios.

El periodista Eduardo Inda, por ejemplo, suele atribuirle casi siempre a todos sus argumentos la misma coletilla con la que demostrar ser el más listo de la clase: “blanco y en botella”. Resulta ser también una adivinanza tan sencilla que lo que Inda pretende con ella no es otra cosa que la de poner en tela de juicio la supuesta poca inteligencia de su adversario.

“Como no podría ser de otra manera” es otra de las frases hechas con la que cerrar cualquier argumento sospechoso de albergar otra distinta interpretación que se formule por parte del interlocutor o interlocutores de determinados partidos políticos o medios de comunicación. Esta en concreto era la predilecta de Mariano Rajoy, heredada hoy por Pablo Casado y que también suele utilizar a menudo para determinar que su partido es ecuánime, transparente y demócrata y no hay otra manera posible de presumir de serlo; como si tales cualidades sólo pudieran ser patrimonio exclusivo del Partido Popular.

Hubo también una época concreta donde todo parecía ser más que evidente. De ahí que para contrarrestar la poca capacidad de la que un determinado político hacía gala, siempre que podía solía recurrir al socorrido “evidentemente” o al “por supuesto”.

Pero insisto, aquella a la que más han recurrido la mayoría de políticos españoles, sobre todo los de derechas, tanto en entrevistas como en el parlamento, ha sido, sin lugar a dudas: “Como no puede, pudiera o podría ser de otra manera”.

En cualquier caso, resulta muy entretenido seguir los debates parlamentarios no tanto en función de pretender que nos sorprendan agradablemente con una oratoria digna de un Aristóteles, cosa que por ahora parece imposible, como por contabilizar o presumir de adivinar en qué momento oportuno los políticos de turno colocan en su discurso cualquiera de las frases hechas a las que me he referido antes y con las que suelen dar carta de naturaleza a sus distintos razonamientos.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.