Gripe y reflexiones

Este año la gripe se ha cebado conmigo. Me ha vapuleado de tal manera que me he visto obligado a guardar cama durante unos días mientras Errejón traicionaba a Podemos, surgían nuevas dificultades en la recuperación del cuerpo del pequeño Julen, los taxistas se manifestaban en Madrid y Barcelona, la familia Franco erre que erre con la negativa de la exhumación del dictador e imagino que el comisario Villarejo, también mientras,  nos estará preparando alguna que otra nueva jugarreta de las suyas con la que especular.

En caso de fiebre no conviene especular mucho sobre los acontecimientos surgidos esta última semana porque el delirio trae muy malas consecuencias; de modo, que lo mejor es esperar a verlas venir y tratar de recuperarnos lo antes posible, consultando, eso sí, al farmacéutico y siguiendo al pie de la letra las instrucciones de los medicamentos tal y como sugiere la tele. Tele de la que por cierto sigo absolutamente colgado día y noche mientras me dura la gripe aunque sin poder hacer nada para tratar de paliar todas las dificultades por las que atraviesa el sector del taxi ni tampoco la de ocurrírseme nada para encontrar una solución válida para el caso del Caudillo por Dios y por España.

Actualidad, Noticias, Opinión, Criterios, Canarias.

A propósito del Generalísimo, por la Gracia de Dios, sí que conviene recordarles a los tres partidos políticos fundamentales de la derecha española (PP, Cs, Vox) que los “vivas” a España con los que culminan todos y cada uno de sus actos, mítines, congresos, etc., parecen tener su origen en la popular canción del mismo nombre (VIVA ESPAÑA) compuesta en su día, como todo el mundo sabe, por Manolo Escobar y por lo tanto no se ajusta en absoluto a la realidad histórica de la dictadura en la que los “vivas” estaban destinados en exclusiva a la inquebrantable salud del Caudillo mientras que para la patria, es decir, para España se reservaba el “arriba”.

¿Es posible que ya no lo recuerden? ¿Cuántos años tuvimos que estar soportando a través del NODO, en la radio, en otros distintos medios de comunicación, desde los balcones de los ayuntamientos franquistas, desde los púlpitos de las iglesias este característico eslogan fascista de ¡¡VIVA FRANCO!! ¡¡ARRIBA ESPAÑA!!?

Y aún, sin querer supongo, continúa dando guerra porque en realidad no acaba nunca de morirse del todo. Sea porque su familia lo quiere todavía de cuerpo presente o  bien porque los miles de nostálgicos que aún le adoran lo mantengan todavía vivo en el recuerdo o, en su defecto, en el fondo de sus tiernos corazones. ¿Tanto empecinamiento por un sólo muerto? ¿Y los otros miles?

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.