Mal pensado

Cataluña no será una cartera fácil de manejar para Carolina Darias

Carolina Darias San Sebastián será ministra de Política Territorial y Función Pública./rtvc.

Varias son las razones que hoy me obligan, como de costumbre, a opinar públicamente, pero sólo una de ellas, especialmente, se debe a que me considero un mal pensado (piensa mal y acertarás) y como tal no podía dejar pasar la oportunidad de referirme al nombramiento de la canaria Carolina Darias como ministra de Política Territorial en el nuevo gobierno socialista recién constituido.

Ella sólo sería la protagonista pasiva de mi elucubración política. Elucubración de la que no sé si sentirme arrepentido cuando he llegado a sospechar, rayando incluso la más que certera conclusión, que la incoherente negativa de la diputada Anita Oramas, -sujeto activo de mis conjeturas-,  vertida en contra de la investidura de Sánchez, es muy probable que se produjera como consecuencia de un despecho más que predecible, debido, con toda seguridad, a la ausencia en su favor de una oferta de cartera ministerial por parte del PSOE con la que se hubiera sentido pagada formalmente por su afirmación y que, sin embargo, le ha sido  otorgada, por su capacidad en la materia, a Carolina Darias. Debo confesar que aquel cambio tan drástico de criterio y de un día para otro no me resultó en ningún modo baladí y mucho menos ahora, cuando Sánchez ha creído oportuno premiar nuestra insularidad con tamaño nombramiento.

Desde luego que se entiende que a Carolina Darias, dejando aparte su profesionalidad, el cargo le ha sido otorgado por pertenecer además al PSOE, mientras que el desencanto que yo le atribuyo a Anita Oramas por no ser la elegida se debe, principalmente, a su militancia como diputada de Coalición Canaria, formación que no se distingue precisamente por su buen hacer político en el archipiélago.

No cabe duda de que tal y como están las cosas en Cataluña, no será una cartera fácil de manejar para Carolina Darias, máxime cuando el señor Torra ha sido ya inhabilitado formalmente como diputado y, por lo tanto, también como presidente de la Generalitat y el señor Junqueras, a juicio del Tribunal Supremo y avalado éste en última instancia por el Tribunal Europeo, no podrá salir de prisión para recoger su acta de diputado como estaba previsto por parte de Esquerra Republicana, lo que deja un rastro de rencor independentista muy difícil de superar para una recién estrenada ministra. Estos dos distintos fenómenos de carácter político marcarán la forma estratégica a emplear por los interesados en seguir adelante con la mesa de diálogo que se presume entre independentistas catalanes y socialistas ahora en el poder y a cuyas intervenciones habrá de acudir, con toda su experiencia diplomática posible, la hoy señora ministra de Política Territorial.

Tampoco se trata de pensar mal para acertar. Se trata de que las condiciones idóneas para una legislatura sin sorpresas no se van a dar por el momento con facilidad, por cuyo motivo PSOE-Unidas Podemos habrán de hilar muy fino si quieren mantenerse en el poder durante los próximos cuatro años sin grandes sobresaltos y sin imaginar siquiera quienes serán sus peores enemigos en un futuro para la amable gobernabilidad del país: Esquerra Republicana o el triunvirato formado por PP, Cs., y Vox.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.