Presupuestos

Pedro Sánchez no lo tendrá nada fácil a la hora de aglutinar los apoyos que le son necesarios para la aprobación de los presupuestos generales del estado para 2019. Por el flanco de estribor (entiéndase la derecha) ya tiene al PP y a Ciudadanos, aliados entre sí, para torpedear sin compasión un proyecto presupuestario que aliviaría con mucho la situación de la clase trabajadora además de la de los pensionistas, entre otras medidas. Por el flanco de babor (entiéndase la izquierda), por suerte, cuenta con la generosa ayuda de Podemos y con los partidos independentistas catalanes siempre y cuando el PSOE exija al poder judicial la urgencia indispensable aunque poco probable de reclamar para los presos catalanes su inmediata puesta en libertad. Los vascos, mientras tanto, a verlas venir.

De modo que sin la conditio sine qua non que por el momento exigen tanto el PDeCat como Esquerra Republicana será prácticamente imposible conseguir el consenso imprescindible para su aprobación, aunque a tenor de lo expresado ante los medios de comunicación por el señor Borrell parece ser que, en el último momento, cabe la posibilidad de que aquellos se retracten y voten a favor.

En cualquier caso la exigencia de los independentistas en favor de los políticos presos no parece ser, -y ellos lo saben, competencia exclusiva de Sánchez toda vez que la separación de poderes entre el ejecutivo y el judicial no permite al presidente tomar una decisión en tal sentido.

Con lo que se especula últimamente es sobre quién recaería la enorme responsabilidad que supone el que las mejoras sociales previstas en tales presupuestos no se puedan llevar a término por falta de los apoyos necesarios. Por todo lo que se espera de ellos, PP y Ciudadanos, con tal de presionar al gobierno para que convoque nuevas elecciones antes de 2020 están decididos a votar en contra pero ¿Se puede esperar de unos partidos independentistas, republicanos y de izquierda que asuman por parte de su electorado el enorme cargo de conciencia que esto supondría?

La estrategia pues del PSOE consistiría en eso; en culpar de un receso voluntario a aquellos partidos de izquierda que por un exceso de interés particular no hayan sido capaces de apoyar unas medidas sociales presupuestarias que hubieran redundado muy positivamente en gran parte de su propio electorado.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.