Redes Sociales

Mi rechazo pertinaz a participar en las redes sociales se debe fundamentalmente a que no soy hombre de pocas palabras ni tampoco dispuesto a utilizar emoticonos para expresar mis sentimientos; para ello dispongo de otro vehículo más acorde que es mi Blog. Sin embargo, he de confesar que desde hace muy poco me he registrado en una de ellas para colmar ciertas expectativas de comunicación con las que venía soñando en favor de la feligresía del Puerto de la Cruz y que me ha servido de muy mucho para expresar todo lo que yo pretendía al respecto; que no era otra cosa que poner a disposición de cualquiera que lo deseara mi testamento fotográfico, utilizando exclusivamente la documentación que, después de tantos años, aún obra en mi poder y de la que se puede beneficiar emocionalmente todo aquel que quiera sumarse a la iniciativa por mi emprendida.

La idea inicial era contar con alguna subvención de carácter institucional con la intención de editar un libro sobre el particular. Un libro que no contara, como en algunos casos ocurre, con maravillosas vistas de paisajes en color sino con una documentación fidedigna en blanco y negro que retratara, desde el punto de vista sociológico, una época vivida en el Puerto expresada a través de sus personajes más característicos de entonces y todavía conocidos por muchos portuenses de ahora.

En vista de carecer de subvención alguna, puedo afirmar que la red social en la que me he registrado recientemente cumple a la perfección tal requisito de aventura que yo acabo de emprender y que no es otra que la de sorprender a todos aquellos portuenses que, a través de mi testimonio fílmico, pueden de nuevo encontrarse con la sorpresa de poder tropezarse con sus familiares y amigos ya ausentes y que, paulatinamente, irán apareciendo en la muestra colgada en la red. También, prescindiendo del color, los más jóvenes podrán transitar sin problemas, aunque siempre en blanco y negro, a través de las imágenes de aquel Puerto de la Cruz que no les será del todo familiar en virtud de la planificación urbanística que desde entonces se ha producido en la ciudad y que de algún modo y a criterio de muchos paisanos, además de los intereses en juego, ha terminado por mancillar el antiguo paisaje urbano del que pueden disfrutar en esta colección,

A juzgar por la buena acogida que tal decisión ha tenido, también yo he podido conectar sin dificultad alguna con muchos amigos de la infancia de los que sabía muy poco. He conseguido acercarme a los escolares de entonces, a los delanteros y defensas de los clubs infantiles y juveniles de futbol en los que he militado y he sentido también la enorme satisfacción que produce esta concesión que hasta ahora yo había venido rechazando de plano. Bien es verdad que la siempre llamada tertulia de cuerpo presente me parece mucho más enriquecedora que los escuetos comunicados en las redes, pero he aprendido bien que una cosa son las redes y otra bien distinta es una tertulia (têt à têt) repleta de gestos, miradas, sonrisas, encogimientos de hombros o fruncimientos del ceño. Y lo que es mejor: si ésta se produce en torno a una mesa de ricas viandas y generosos vino del país.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.