Convertir el español en un lenguaje para la progresía

Todo por la excusa del lenguaje inclusivo y lo “burros” que somos

Ñoras y ñores, socios y socias, niños y niñas, cucarachos y cucarachas bienvenidos y bienvenidas a este nuevo comentario de opinión. La Real Academia de la Lengua española ya se ha pronunciado en contra de adaptar el lenguaje inclusivo en la Constitución. A los más viejos y viejas de este país se nos obligaba en nuestros estudios de primaria –la anterior a la general básica– y EGB a un uso correcto de la Lengua. Existía un género epiceno que servía para los sustantivos animados que designaban por igual a individuos de ambos sexos, independientemente del género gramatical del sustantivo. El español es una lengua que procede del Latín hablado, es muy rica y muestra de ello son las maravillosas obras que pueblan nuestras bibliotecas. No se puede modificar el lenguaje porque el podemita de turno le apetezca, ejemplos claros de palabras que se convierten en adjetivos despectivos son: El socio por la socia, el individuo por la individua, el feto por la feta o bien otros que cambiando el género lo hacen también en su significado, como ejemplos el cometa por la cometa o el foco por la foca. Con una lengua universal que nos ofrece muchas posibilidades no creo necesaria tanta pijoprogreidad (ya que racializada nos la han metido doblada, pues eso…) para hablar en nuestra lengua. Creo que ya está bien. No soporto a los putos machistas que menosprecian, maltratan, asesinan, vejan y pagan menos a las mujeres. Entre todos millones de hombres, que no machos, que hay en España estoy convencido que la mayoría respeta y pondera (otro palabro) a las mujeres. ¿De verdad hace falta tanto ruido? Por cierto, en lo que no quiero que quepa la menor duda es en: Ni una más…el maltratador al talego. A ser posible de por vida, que no les salga casi gratis matar a un ser humano.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.