Gente influyente

El cuarto poder se jacta de ello. Ningún ciudadano lector de prensa necesita que le interpreten las noticias

Tras la lectura de varios artículos en este mismo diario sobre periodistas de relumbrón, o por lo menos eso creen ellos, se me ocurre una reflexión ligera sobre el particular. Hay una pléyade de plumas en la prensa de España que abarcan toda la gama de colores y que, en sus medios o en los programas de radio y televisión en los que participan, intentan hacer prevalecer su criterio sin rubor. Me da igual el azul, rojo, verde, morado, naranja… tengo mis ideas y me resulta escandaloso que pretendan hacernos comulgar con ruedas de molino. Ningún ciudadano lector de prensa necesita que le interpreten las noticias. Les propongo que hagan un ejercicio de objetividad y escuchen tertulias en distintos medios, lean titulares, vean programas de televisión, pero por favor, separen la paja del grano. El sectarismo se ha adueñado de los medios y los encargados de hacernos llegar la actualidad lo hacen desde su óptica. Cada medio, según su color, se encarga de destapar las vergüenzas de sus adversarios políticos. No necesito que me digan si un político es corrupto por una cosa o la otra –para eso están los jueces– lo único que quiero es que me digan lo que hizo, yo sacaré mis conclusiones y cuando haya elecciones ya veré qué hago. Dicen que para entender a un mago canario más que un traductor se necesita un “comprendedor”, éste te explicará qué es lo que quiso decir. Yo no necesito un periodista comprendedor que me dé masticadas y hasta digeridas las cositas que hacen los cargos electos. El cuarto poder se jacta de haber destapado múltiples corruptelas en nuestro país, habría que preguntarles el motivo por el que las destaparon. ¿Lo hicieron por su juramento hipocrático o por su compromiso hipócrita? –Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.