Sin necesidad

Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles

Me importa muy poco que el ayuntamiento de Barcelona ponga en la plaza de San Jaime un Belén o un Árbol de Navidad. Resulta sorprendente que alguien reaccionario y que se jacta de todo aquello que esté fuera de la norma, se recree con una festividad cristiana establecida por la iglesia católica en el año 350 por el papa Julio. No creo que nadie obligue al ayuntamiento de la ciudad Condal a poner un Portal, pero sí creo que, de hacerlo, deberían observar lo que significa. Seguramente los puristas se escandalizarían si vieran un casteller sin que guardasen las mínimas normas de vestimenta o sin respetar la tradición. ¿Qué pasaría si un día ponen la Santa Espina a ritmo de reguetón? Seguramente, las mismas personas que hablan de multiculturalidad y mestizaje se echarían las manos a la cabeza. Cataluña posee una enorme tradición en la confección de belenes y la inmensa mayoría se esmera en conseguir un resultado óptimo. Repito, nadie obliga a nadie a seguir con una tradición, pero si lo haces…hazlo como dios manda, ten en cuenta que, sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles. ¿A qué grupo perteneces? –Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.