Universidad Pública del País Vasco, que asco

¡Qué valientes! Los asesinos vascos que mataban encapuchados y por la espalda.

Ni merece llamarse universidad, ni estar financiada con dinero público. La víspera del aniversario de uno de los más crueles atentados perpetrados por los asesinos de ETA, no se les ocurre otra cosa que autorizar una conferencia de un etarra, que, por cierto, no se ha arrepentido de sus crímenes. En ese vil atentado contra la Guardia Civil al que hago referencia, fueron asesinadas doce personas, seis de ellas niños, tres guardias civiles, familiares y un transeúnte. A la rectora de esta universidad no se le ha ocurrido mejor idea que cederle el espacio de la sabiduría a este individuo lo cual la envilece a ella y a la universidad que representa. Las universidades siempre han sido lugar de reivindicaciones y de revulsivo para remover las conciencias de los pueblos donde están ubicadas, ahora bien, existe un límite impuesto por el sentido común. Todos hablan ahora de esas líneas rojas que no piensan pasar o de cordones sanitarios a este o el otro. La universidad vasca facilitó y algunos dicen que “regalo” titulaciones a etarras que cumplían condena. Ahora también le deja su sede para que exijan derechos carcelarios para los terroristas presos, bastante de ellos no arrepentidos. Probablemente, deberían haber pensado en las consecuencias que tendría descerrajar tiros, poner bombas…asesinar. ¿Pensaron ellos en el derecho a la vida de niños, civiles, políticos, agentes del orden o militares? Esta semana, el diario El Mundo decía en una conversación con un matrimonio víctima de este atentado: “…sus gemelas, Miriam y Esther, tenían tres años. Siempre tendrán tres años, porque ETA no les permitió que siguieran viviendo”. Unos seis meses antes a esta fecha fue el atentado de Hipercor y así podríamos seguir hasta cerca de un millar de personas. Ellos, los etarras, poco a poco van saliendo de la cárcel, pero sus víctimas no regresarán, ventajas que tienen estos asesinos. A buen entendedor.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.