Glamour

EL Puerto de la Cruz fue el punto de encuentro de la sociedad tinerfeña./Zoilo López.
EL Puerto de la Cruz fue el punto de encuentro de la sociedad tinerfeña./Zoilo López.

Aparte de las muchas celebridades de la literatura, la política, la arquitectura, la pintura, etc., que pasaron por el Puerto de la Cruz en la década de los años setenta, -algunas de ellas de riguroso incógnito-,  y además también del llamado entonces turismo de masas gracias a los tan solicitados vuelos chárter, mención aparte cabe señalar a aquellas otras personas que se distinguieron durante su estancia entre nosotros por su riguroso glamour, no sólo ya por su exclusiva indumentaria en el vestir sino también por sus cuidadas maneras y elegantes composturas. En estos casos ya no se trataba sólo de extranjeros sino de una pléyade de jóvenes santacruceros (chicos y chicas) que durante los fines de semana acudían a las salas más exclusivas de baile para lucir su figura, sus apariencias y, ¿Cómo no? sus vestidos.

Con su presencia entre nosotros, este tipo de elegantes personajes hacían del Puerto de la Cruz una ciudad exclusiva en cuanto a moda se refería y prueba de ello es que algunos propietarios de boutiques, con tal de promocionar su contemporánea costura pret à porter, se hacían acompañar de bellas jóvenes modelos vestidas por ellos mismos para tan propicia ocasión.

Tuve la suerte de fotografiar a algunas de estas entrañables figuras, nacionales y extranjeras, aunque no sé hasta qué punto hoy podrían resultar interesantes desde una óptica puramente comercial pero, desde luego, si que lo serían desde una interesante perspectiva sociológica porque, a decir verdad, todas ellas se correspondían con una época muy determinada vivida especialmente en el Puerto de la Cruz con todo lo que ello significaba de moderno y cosmopolita para entonces.

No resulta nada baladí traer hoy hasta aquí un ejemplo de jóvenes de Santa Cruz de las que entonces marcaban estilo de la mano de Nino, propietario a la sazón de la boutique más sofisticada de la capital y de cuyas amigas, convertidas en modelos por un fin de semana, se hacía acompañar haciendo marcado acto de presencia en las discotecas más selectas del Puerto de la Cruz que solían esperarle con los brazos abiertos por el intenso glamour que desprendía aquella cohorte de chicos y chicas de lo más granado de entre las exclusivas familias de la sociedad santacruceras de entonces.

Vea el reportaje de Zoilo López haciendo clic en la imagen

Ver Reportaje

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.