Zoco

Mucho antes de que proliferaran en el Puerto de la Cruz los comercios especializados en determinados productos de moda o lugares como el mítico Loro Parque hubieran comenzado su vasta andadura zoológica, en la hoy denominada plaza de la Constitución, frente al actual edificio del Ayuntamiento, existió a partir de los años 60 del pasado siglo, un variopinto mercado que por sus especiales características bien podría haberse calificado de zoco toda vez que la mayoría de sus vendedores eran de origen marroquí y sus productos de venta (marroquinería) consistían mayormente en muy distintos elementos propios de la artesanía llevada a cabo en el Magreb: alfombras, pieles de camello, instrumentos musicales de percusión o cuerda, chilabas de todo tipo, lagartos disecados, abalorios de todas clases, etc.

Ver Reportaje

El olor que desprendían las pieles curtidas al mezclarse con aquel otro que emanaba del incienso que en algunos casos quemaba en el interior de muchas de las casetas que formaban parte de aquel zoco y que algunos visitantes confundían con hachís además del vistoso colorido  del género colgado a la entrada de cada una de las tiendas, convertía aquel mágico lugar en visita obligada por los miles de turistas que acudían al Puerto de la Cruz en busca de sol, paz, tranquilidad y souvenirs.

Como puede bien apreciarse en la fotografía, las casetas tenían las mismas características y las mismas dimensiones pero cuando abrían al público era como si la variopinta mercancía almacenada en su interior se hubiera desparramado esta vez por completo hasta los mismos pies de los compradores, ofreciendoles un ambiente cosmopolita de los que todos se sentían partícipes y del que no se atrevían a abandonar sin haber comprado algo.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.