Acuerdos o abstención ciudadana

Los dirigentes políticos no dan la talla que se espera de ellos

Foto:Twitter.

¿Hasta qué punto, estamos los ciudadanos de este país moralmente obligados a votar en unas próximas hipotéticas elecciones ante la manifiesta incompetencia de los líderes de los partidos políticos a ponerse de acuerdo, para pactar o formar coaliciones con el fin de formar gobierno?

¿Por qué está tan seguro el Partido Socialista de que unas nuevas elecciones les daría la ventaja suficiente como para gobernar en solitario?

¿En qué medida una posible coalición con Ciudadanos sería mucho más fructífera que una con Unidas Podemos?

Estas y otras muchas más preguntas se están haciendo hoy, sobre todo, aquellos que sueñan con un gobierno progresista y sin el pesado lastre que implicaría introducir al enemigo en casa que a la larga habría de minar las políticas sociales consensuadas y conseguidas hasta ahora.

Ciudadanos continúa cerrado en banda y niega su colaboración de, llegado el caso, por lo menos abstenerse en la investidura en favor de Pedro Sánchez sin pronunciarse siquiera si a cambio de ese grandísimo favor exigiría por su parte alguna contraprestación en materia política.

Kiosco Insular

Noticias Culturales Canarias, Actualidad, Criterios, Opinión, Magazine de Canarias, Reportajes, Vida Sana, Gastronomía, Reportajes...

Al parecer, los dirigentes políticos no dan la talla que se espera de ellos. No la física, sino la moral que se necesita para ocupar un escaño en el parlamento a cambio de un sueldo digno, que lo único que les exige es formar gobierno y mantener las esperanzas de la ciudadanía en alcanzar el mínimo estado de bienestar que se le debería de conceder sólo por el hecho de votar.

De modo que, tal como están las cosas, muchos optarán sin duda por resignarse a no votar y castigar con la abstención la única medida posible de la que disponen a su alcance todos aquellos de los que, en gran medida, depende la gobernabilidad de un país, huérfano todavía de auténticos hombres de estado, pero, sin embargo, responsables también de todos los males que afectan hoy en día a nuestra desnutrida sociedad en materia de política contemporánea. No sería pues de extrañar que Pedro Sánchez rompiera ya, de una vez por todas, el cerco del miedo al que se ve sometido esta vez y dentro del que se encuentra atrapado y termine optando de manera definitiva por una coalición que, por lo menos, media España espera con ansiedad que se produzca, a pesar del pánico que para los grandes intereses económicos y empresariales de este país, representaría la presencia de Unidas Podemos en el seno de un nuevo Gobierno; de coalición, o como quieran llamarlo.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.