Coalición

FOTO: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

La falta de entendimiento, de consenso y de condescendencia por parte de Sánchez con sus colegas políticos no sólo nos ha hecho perder dinero, sino, además, un tiempo precioso que pudría haber sido aprovechado en haber tenido ya dispuesto un gobierno de coalición en condiciones y de las mismas características del que se presume se instaurará próximamente.

Todo este estrafalario mecanismo llevado a cabo, quizá respondiera, ¿quién sabe?, a una estrategia predeterminada por parte del PSOE, convencido como estaba de una mayoría absoluta que al final no se ha producido. Sea como fuere, parece mucho más interesante y en cierta medida lógico que esta coalición sin precedentes a lo largo de toda nuestra obtenida democracia, se haya alcanzado entre dos partidos del llamado bloque de izquierdas y en eso también diferimos, si no creo estar equivocado, con el resto de alianzas llevadas a cabo por otros partidos en nuestro entorno europeo en los últimos tiempos.

No será fácil llegar a un consenso político en favor de esta sorprendente coalición, pero la hora de arriesgar en políticas sociales ha llegado de la mano de Pablo Iglesias y eso, a pesar de que el mundo empresarial español se manifieste en contra, resulta una buena medida para la clase trabajadora de este país. Ya no se trata sólo de aplaudir las decisiones tomadas por el PSOE en relación a la exhumación del dictador, sino que ahora habrá que hacerle frente a la deriva que han tomado los acontecimientos en Cataluña, haciéndose notar más que nunca frente al probable nuevo gobierno que se avecina y que dependerá mucho de los pactos que se alcancen con el resto de fuerzas políticas; entre otras con Esquerra Republicana.

El presidente de la mesa del Parlamento de la Generalitat de Catalunya, señor Torrent, ha sido ya advertido convenientemente de la osadía que supone ejercer el derecho a la autodeterminación, desobedeciendo las órdenes dictadas por el Tribunal Constitucional y por cuyo motivo habrá de someterse a las consecuencias penales que se deriven de su actitud. Sin embargo, hay quién opina que el Tribunal Constitucional no tiene competencia alguna sobre la voluntad de decisión de un presidente de cualquier parlamento.

Mientras tanto, los llamados CDR en connivencia con el oscuro aparato del TSUNAMI DEMOCRÁTICO continúan sembrando el caos en la AP7, muy cerca de la frontera con Francia, lo que ha obligado a los gendarmes a emplearse a fondo contra los manifestantes.

Los independentistas no renunciarán nunca a cualquiera de las formas de oposición pacífica de las que disponen a su alcance para hacer valer su firme y decidido criterio sobre el futuro político que desean para Cataluña, y para ello agotan todas las posibilidades de la que disponen, anticipándose casi siempre a las estrategias empleadas por los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. De manera que el nuevo gobierno español salido de esta esperanzadora coalición, debería plantearse la necesidad urgente de alcanzar el establecimiento de un diálogo eficaz que permita una solución definitiva que pase por el advenimiento de un acuerdo firme que satisfaga por igual a ambas partes.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.