Debate frustrado

Presentación de "El Debate"./Atresmedia.

Desentrañar la confusión que ha suscitado el debate previsto en A3Media en el que debían participar los cinco candidatos a la presidencia del gobierno (Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Fernando Abascal) el 23 de abril, resulta ser arto complicado.

En primer lugar, si bien todos y cada uno de los candidatos se habrían comprometido previamente con la mentada cadena privada de televisión, también convendría saber que la Junta Electoral ha considerado que Vox, al parecer, no reúne el porcentaje mínimo exigible que se precisa para tener presencia en el debate anunciado al incumplir el principio de proporcionalidad, en detrimento de otros partidos políticos que reúnen sus mismas condiciones para también estar presentes y a pesar de que según los últimos barómetros y sondeos incluyeran a Santiago Abascal en el paquete.

De igual modo, los cinco candidatos se habrían comprometido también con RTVE para debatir el día anterior, es decir, el 22 de Abril pero a tenor de lo dictado por la Junta Electoral con respecto a Vox y aprovechando que casualmente el Pisuerga, como siempre, discurre por Valladolid, Pedro Sánchez se desmarcaría del compromiso contraído con A3Media para optar finalmente y el mismo día 23 de Abril por el ente público.

Todo ello pone también de manifiesto un hecho sin duda relevante en relación con la libertad de prensa. ¿Una cadena privada y por lo tanto un negocio está exenta de invitar a un debate televisivo a los representantes de los distintos partidos políticos que puedan estar interesados en difundir su programa electoral, incluido Santiago Abascal?

Kiosco Insular

Noticias Culturales Canarias, Actualidad, Opinión, Cultura, Criterios, Reportajes

Parece lógico pensar que RTVE, al ser un ente público, decida acatar firmemente la decisión tomada, ajustada a derecho o no, por la Junta Electoral Central pero ello no debería ser óbice como para que Pedro Sánchez trate de eludir su compromiso adquirido con A3Media y de paso quitarse de encima a un oponente tan radical como Santiago Abascal, quién, naturalmente, no hubiera sido invitado al debate previsto.

Muchos se preguntan ahora  ¿No habrá sido el todavía presidente del gobierno, en razón de sus oscuros intereses, quién haya tenido ocasión de coaccionar a la dirección de RTVE para lograr un cambio de fecha pre-convenido con el sólo propósito de no prestarse a un debate con sus adversarios más radicales en A3Media, -cadena con la que siguen comprometidos los demás- y evitar además un grave encontronazo con la derecha más rancia?

Los caminos del señor son inescrutables, admiten todos los cristianos del orbe cuando éstos no encuentran explicación alguna a determinados argumentos planteados o discutidas decisiones tomadas aparentemente sospechosas. Yo, el primero

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.