Elecciones Generales 2019

Resultados provisionales al Congreso de los Diputados./Ministerio del Interior.

A pesar de no haber llegado a alcanzar la mayoría absoluta que le hubiera permitido gobernar en solitario, el triunfo del PSOE en las elecciones de ayer ha sido demoledor, aunque bien es verdad que, para alcanzarla, tendría que pactar con algunos otros partidos afines a su ideario con tal de no verse comprometido con los independentistas catalanes y  tratar así  de gobernar con una cierta comodidad frente a la tan temida derecha de la que tanto esperaban algunos.

Los tres partidos de la derecha, PP, Cs y VOX no lograron en absoluto sus expectativas previstas y la suma de votos de los tres se ha quedado también muy por debajo de la mayoría absoluta. La única posibilidad del PSOE de alcanzar la tan deseada mayoría absoluta sería pactando con Cs, cosa harto difícil si se tiene en cuenta la voluntad expresa de los votantes y militantes del partido (Con cualquiera menos con Cs e independentistas).

En cualquier caso, no parece ser cierto que la debacle ocurrida en el seno del PP fuese únicamente la inesperada irrupción de VOX en el espectro político español tal y como ellos afirman ahora. El fracaso habrá que buscarlo en otra dimensión distinta al influjo producido por la extrema derecha de Santiago Abascal que tampoco ha logrado alcanzar su propósito. En cualquier caso, el descenso en votos de los principales partidos de la oposición (PP, Cs, Podemos) ha influido notablemente en el ascenso repentino de los logrados por el PSOE en las urnas.

El abismal descenso, por no decir hundimiento, del PP en estas elecciones ha sido de vértigo pero las causas de su abrupta zozobra habría que buscarlas en la incapacidad de un candidato cuya arrogancia, sabiéndose delfín de la auto-caricatura de Aznar, le ha llevado a sobredimensionar su liderazgo hasta el punto de hacer creer a sus militantes que el único enemigo a batir, por encima de todos, era aquel quién había prometido a los independentistas catalanes el indulto inmediato de sus políticos presos. Sin embargo, nunca tuvo en cuenta el lastre de corrupción que arrastraba su partido, ni la financiación ilegal de éste así como tampoco el espionaje encargado contra sus adversarios políticos además de la deserción, en última instancia del sr. Garrido y, por último, la inclusión repentina y explosiva de la marquesita de Casa Fuerte, de la que se intuía que daría un vuelco en Cataluña a la situación por la que allí atravesaba su partido.

 

 

Resultados provisionales al Senado./Ministerio del Interior.

Kiosco Insular

Noticias Culturales Canarias, Criterios, Opinión, Actualidad, Magazine de Canarias

En cuanto a la altanería mostrada por el líder de Cs, Albert Rivera, durante el ya lejano debate de A3Media, sólo habría que preguntarse si tal exageración de dinamismo mostrado entonces y a lo largo de sus distintas intervenciones en sus mítines políticos a lo largo de la geografía española, tal vez se debiera a un deliberado consumo de estimulantes que revistiera de eficacia su incasable quehacer político e inquebrantable confianza en el fracaso del partido socialista, del que tan convencido estaba de su connivencia con los independentistas catalanes. Si a todo ello le sumamos el error de Rivera al llevarse en peregrinación al congreso en Madrid a Inés Arrimadas, fuera de su feudo natural en Cataluña, cabría pensar que el fracaso estrepitoso en estas últimas elecciones es sólo culpa suya y no, como también afirma el PP, de la irrupción de VOX en el arco parlamentario.

Por último, cabría señalar que, tal y como se presentan las cosas, el PSOE estaría moralmente obligado a tenderle una mano a Podemos, habida cuenta de lo que estos hicieron en favor, sobre todo, de la difícil aprobación en su día de los presupuestos generales del estado además de la proximidad ideológica en sus respectivos postulados,  independientemente, de todo lo que se espera de ellos en materia social en favor de los más desfavorecidos y de la clase trabajadora en general.

zoilolobo@gmail.com

  • Opino igual que el Sr. Zoilo López y espero que Pedro Sánchez no cometa el gravísimo error de aliarse con Ciudadanos, ya que de ser así, cavaría su propia tumba. Hasta ahora la suerte le ha sonreído, en parte por su valentía, pero no conviene abusar de ella, porque «el pueblo» tiene criterio.
    Nos quedar esperar y que sea para bien. Saludos

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.