Mayor Trapero

La pasividad demostrada en aquel entonces por los mossos puso de relieve la intención explícita de no querer participar en impedir el referéndum

Mossos d'Esquadra ./Pixabay.

Cuando alguien aviesamente, tergiversa la manera en que cada cual puede ejercer el derecho a decidir su futuro, no está ciñéndose del todo a la verdad. Cada vez que se le presenta la ocasión o que tiene la más mínima oportunidad de hacerlo, el vice-presidente de la Generalitat de Catalunya, señor Torra, suele afirmar que el gobierno español no permite a los catalanes la oportunidad de votar en referéndum para tratar de dilucidar a través de las urnas el derecho que les asiste a la posibilidad de declarar una república independiente del resto del territorio español.

Lo que parece ignorar Torra es que no sólo a los catalanes le asiste ese derecho constitucional en exclusiva sino también a cualquiera de las distintas autonomías españolas pero que, llegado el caso, habrían de hacerlo ajustándose siempre a los términos que establece sobre el particular el contenido de la constitución española. De modo que la libertad de expresión está garantizada por cuanto, incluso a voz en grito o cantando, cualquier comunidad puede exigir su deseo de independizarse siempre y cuando se den las circunstancias previstas por Ley para estos casos.

Hay que insistir en ello porque, a diferencia de lo que muchos catalanes creen, habrán podido comprobar in situ, en Madrid concretamente, que la multitudinaria manifestación que han llevado a cabo este sábado para exigir, precisamente y entre otras muchas cosas, libertad de expresión, derecho a un referéndum, etc., etc., se ha desarrollado sin ningún incidente de importancia y en plena libertad.

En contrapartida, las últimas declaraciones vertidas a preguntas del Fiscal Supremo por el Mayor Trapero, jefe en ejercicio de los mossos d`esquadra cuando los incidentes que tuvieron lugar aquel aciago 1º de Octubre de 2017, no han tenido desperdicio alguno por ajustados a la verdad. Muchos temen ahora que sus valiosos testimonios ante el Tribunal no se deban precisamente a un acto de valentía por su parte sino a una estrategia común establecida de defensa, convenida entre los abogados de los distintos políticos acusados para tratar de redimir a Trapero de los improperios de traidor al que fue sometido el día de autos al poner en entredicho la legalidad de un referéndum que, según él, corría el riesgo de provocar una grave alteración del orden público sin precedentes, como así ocurrió, y por cuyo motivo el Mayor consideró de auténtica irresponsabilidad la decisión tomada por el conceller de interior Joaquim Forn.

Noticias Culturales Canarias – Criterios – Opiniones

En cualquier caso, la pasividad demostrada en aquel entonces por los mossos puso de relieve la intención explícita de no querer participar en impedir el referéndum y trasladar tal responsabilidad, por no decir el trabajo sucio, a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado (policía armada y guardia civil) para cumplir con el compromiso de disuadir a los miles de manifestantes, con el resultado que más tarde se les achacaría de violencia gratuita.

Por si fuera poco, Trapero llegaría a afirmar en sus últimas declaraciones que, en vista de las circunstancias que todos hoy conocemos, él mismo habría diseñado un plan de actuación por si llegaba el caso de tener que llevar a cabo la detención del President de la Generalitat y sus consellers. Sin embargo y no se sabe hasta qué punto ni por qué, el Mayor parece haber querido ocultar parte de la verdad de lo sucedido cuándo resulta totalmente probado que Puigdemont pudo preparar y organizar su rocambolesca fuga gracias a la inestimable intervención de, precisamente, cuatro distintos mossos d`esquadra.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.