Siempre hacia adelante

Reflexiones sobre el eslogan del partido socialista

adelante Sede de la Real Academia Española de la Lengua. /Wikipedia.

El PSOE parece haber salido adelante en su vocación nacional de llegar hasta casi todas las grandes ciudades y los pueblos más recónditos de España. Quedáronse, sin embargo, a las puertas de las alcaldías de las grandes capitales como Barcelona y Madrid, así como también ante la de la presidencia de la Comunidad de Castilla La Mancha, tan envidiadas ambas. He señalado a propósito y en negrita la palabra “adelante” que figura al principio del texto porque albergo serias dudas sobre si el eslogan de campaña empleado por el PSOE a lo largo de todos sus mítines preelectorales, ha sido correcto desde el punto de vista gramatical, porque si bien podía leerse “Siempre hacia delante”, considero que cuando se trata de invocar movimiento, lo correcto hubiera sido haber utilizado el adverbio “adelante”: Siempre hacia adelante. No se trata de invitar a alcanzar una meta física o un punto concreto en el mapa sino más bien un anhelo, un propósito preestablecido, incluso una quimera, que en este caso considero que no se ha cumplido del todo y que, además, pone en entredicho la eficacia del propio Ministerio de Cultura del gobierno de Pedro Sánchez. En definitiva: el adverbio delante comporta situación (delante de mí, delante del coche, etc.) y el adverbio adelante comporta movimiento (Adelante, compañeros. Sigamos adelante, etc.)

Kiosco Insular

Noticias Culturales Canarias, Actualidad, Criterios, Política, Gastronomía, Salud, Magazine de Canarias

Esta incorrección también debió pasarla por alto su peor enemigo, Pablo Casado, porque la ocasión la pintaban calva para desprestigiar el doctorado obtenido en su día por Pedro Sánchez y que tanto dio que hablar en su día.

Sin alguien se sintiera en la necesidad de corregir mi postura gramatical frente a la del PSOE, me gustaría mucho que la llevaran a cabo amigos míos de toda la vida y de toda confianza como son aquellos vecinos del Puerto de la Cruz que, desgraciadamente, hace mucho tiempo que no veo pero que tampoco olvido, como es el caso del periodista Salvador García Llanos o el del matrimonio formado por Margarita Espinosa y Luis Santacreu, profesores de Lengua y Literatura, a quienes les envío un cariñoso saludo desde Cataluña.

Convendría pues fijar un eslogan más contemporáneo que dijera: Menos gimnasios y más bibliotecas.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.