Labrándose un porvenir en la TV basura

  • Francisco Nicolas Lazarillo Rinconete Cortadillo de Todos los Santos Gómez Iglesias , el pícaro de las nuevas tecnologías
El pequeño Nicolás de Todos los Santos./rtve
El pequeño Nicolás de Todos los Santos./rtve

Durante las últimas semanas todos los medios de comunicación, en todos los formatos, no hacen más que hablar de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, “El pequeño Nicolás”, un personaje que dice haber trabajado para la Casa Real, Vicepresidencia del Gobierno e, incluso, como agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Cada vez que alguien habla de historias fantásticas e increíbles aquí le decimos que es “Antoñita la fantástica”; algo parecido pasa con este chico con cara de no haber roto jamás un plato, pero al que la policía le encontró en su casa una placa de la  Policía Local y otra de la Guardia Civil que dice que le regalaron, además de documentos falsificados del CNI.

Este joven de aspecto angelical y casi lloroso se creó un pedazo de currículo a base de name dropping  y lo que ya se ha acuñado como selfie dropping. El primero es vincular en las redes tu nombre con el de personajes famosos y el segundo es incluir imágenes, en la mayoría de los casos casuales, para demostrar que se codeaba con lo mejor del país.

Estos selfies existen a millones: jugadores, actores, cantantes, políticos… sus admiradores se sacan fotos con ellos, lo cual no quiere decir que formen parte de su ámbito social o laboral. Me recuerda el personaje a otro que por estas tierras se colaba en los cumpleaños para incrustarse como un virus en fotos con los asistentes.

Es cierto que existen instantáneas de su asistencia a actos, pero no pasan de eso, cualquiera que se lo hubiera currado de la forma que lo hizo él probablemente hubiera salido también en esas imágenes. Se comenta que su asistencia al besa manos  del rey Felipe VI fue porque acompañaba a la empresaria Catalina Hoffman. Pero ella lo ha negado.

El malandrín nos salió listo. Asesoró a “Jose” (el expresidente marido de Botella); estuvo metido como “Charly”en el CNI y se equivocó de película, ésta era de Stallone y no de Santiago Segura. Los “charlies” sólo existen en su imaginación”. Estuvo intentando solucionar el problema a los catalanes, eso ya me gustó más; se hizo pasar por el marqués de Togores, hasta que lo trancaron, y así hasta la saciedad. Dicen que quería ser hasta presidente del Gobierno.

Mientras estuvo rodeado de políticos que disparaban con pólvora de rey le fueron bien las cosas. Su gran metedura de pata fue con un empresario que sabe lo que cuesta ganar un euro. Intentó embaucar al responsable de Alsa y a éste no se la coló. Se puso en contacto con María Pico, responsable del Gabinete de la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, e inmediatamente se pusieron manos a la obra. Lo investigaron y, como no podía ser de otra manera, lo cogieron.

La TDT Party tendrá horas y horas de programación para hablar y elucubrar sobre este individuo que vendió simultáneamente tres exclusivas –coño, bobo no es– a Tele 5, “El Mundo” y La Sexta, que además se emitieron el mismo día. Hablará de las cantidades que quiso sacar a determinados empresarios y por supuesto hablará de “La Pechotes”, que no sé si habrá botado también en el balcón de Génova, junto a Mariano.

Lo que si es cierto es que Francisco Nicolas Lazarillo Rinconete Cortadillode Todos los Santos Gómez Iglesias , el pícaro de las nuevas tecnologías, ha conseguido que las plumas más influyentes del país le hayan prestado atención en sus artículos, los organismos más importantes del Estado le hayan desmentido, Sálvame y “el mermelada”, con Kico Matamoros y Belén Estebán, le hayan dedicado sus comentarios. Sólo falta un comunicado del “Coletas” pidiendo responsabilidades, aunque con la que le está cayendo no creo que se quiera meter en camisas de once varas.