Siempre el Puerto

 

Esta sencilla composición fotográfica representa un sector de la calle de Las Lonjas del Puerto de la Cruz. La terraza al mar que anuncia la rupestre inscripción en la pared de la lonja de Los Galindos corresponde a la del restaurante de entonces de la Cofradía de Pescadores y a la que se accedía a través de una vetusta escalera de madera después de franquear el quicio de la puerta que se intuye a continuación pero que no se ve. Por aquel entonces, década de los años 70, la terraza era más bien diminuta aunque también daba al mar y la comida,  sencilla pero gustosa, servida sobre honestos manteles de hule. Generalmente a base de pescado guisado o a la plancha y a precios asequibles. Desde aquella década el Puerto de la Cruz ha cambiado mucho  pero a la sazón también era igual de atractivo porque antes o después de comer allí, a la ida o a la vuelta, podías tropezarte en el muelle con un espectáculo gratuito de juegos infantiles difícil de olvidar y que ponía de manifiesto la extraordinaria habilidad de la juventud ranillera en perfecta comunión con la mar. Tal y como representa esta otra fotografía, con la Aduana parcialmente restaurada al otro lado del muelle.

 

 

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.