Bomberos

También yo tengo una mascota de nombre Patxi  y me ha conmovido mucho -al ver las imágenes en la TV- el interés tomado por ese par de arriesgados bomberos en rescatar de un incendio, en el interior de un piso, a un cachorro de perro, aparentemente ya sin vida, a riesgo de las suyas propias y consiguiendo, una vez ya en el exterior, reanimarlo de tal forma que el animal terminaría por volver a respirar de nuevo y vivir.

Loable intervención que pone de manifiesto la profesionalidad de unos servidores públicos en los que se puede confiar en caso de extrema emergencia; de igual manera que aquellos otros muchos colegas se la juegan en medio del monte ardiendo durante días y noches hasta lograr extinguirlo del todo sin preguntarse siquiera si habrá sido intencionado o no porque lo que en realidad preocupa en ese momento es la vida y los hogares de todas aquellas familias que viven al amparo de una naturaleza mancillada ahora por la mano incendiaria del hombre, empujado, como casi siempre, por unos intereses concretos, relacionados con la probable especulación de suelo urbanizable, en favor de su propio beneficio y enriquecimiento personal.

zoilolobo@gmail.com

 

Nota de la redacción:

Se publica este artículo de Zoilo López en la sección Memoria del Puerto de la Cruz y no en la habitual de El Caleidoscopio por el interés histórico que tienen las imágenes facilitadas por el autor.

Hasta la constitución del Consorcio de Bomberos Tenerife en el año 2000, la realidad del servicio de prevención, extinción de incendios y salvamento en Tenerife se sustentaba en el servicio municipal de Santa Cruz de Tenerife y en el de los dos consorcios comarcales.

Uno de ellos en el sur, con parque en San Miguel de Abona; y el del Norte, con parque en La Orotava.

Este Consorcio norteño era heredero de otro anterior, Bomberos de la Mancomunidad del Valle de La Orotava y que era financiado por La Orotava, Los Realejos y el Puerto de la Cruz.

Intervención de una pareja de bomberos, guardia civil y voluntarios que participaron en los años 70 en la extinción de un pequeño incendio en el subsuelo del Supermercado Plaza, propiedad del sr. Chaves a quién también vemos en las fotos./Zoilo López.

 

 

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.