Obras en Martiánez y música

 

¿Quién diría hoy en día que este lugar correspondió al litoral de Martiánez justo en la zona donde, más o menos, se ubicaba el Charco de la Coronela y donde aprendí a nadar?

Se trata del comienzo de las obras de las piscinas de Martiánez, diseñadas por César Manrique, a dónde me desplacé entonces para hacer un reportaje fotográfico de estos dos excelentes músicos sudafricanos que a la sazón actuaban en la popular discoteca Bali del Puerto de la Cruz, cuyo propietario, un simpático holandés, había contraído matrimonio con una joven del Puerto cuyos padres vivían hacía la mitad de la calle Blanco.

En otra de las fotos que también ilustra este reportaje, puede apreciarse aún, a la izquierda, las instalaciones de las piscinas de San Telmo que como ya apunté en otra ocasión pertenecieron al británico Mister Gilbert y que quedarían fusionadas algo más tarde en el proyecto de Manrique.

No me gustaría terminar sin antes hacer mención a lo que la música en vivo supuso para los jóvenes del Puerto y cuyo mayor exponente entonces lo representaba la mítica discoteca Bali donde, entre otros muchos, actuaron el excelente grupo de color Black Fire y estos otros dos jóvenes a quien les rindo un sentido homenaje por todo lo que significaron sus magníficas versiones de Simon & Garfunkel que tanto me gustaban.

En ocasiones, este tipo de músicos se daban cita en el club de jazz Blue Note propiedad del excelente músico alemán Otto Artzmann y donde a menudo se podía disfrutar de una auténtica Jam Sesion a cargo de todos ellos.

zoilolobo@gmail.com

 

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.