Un gran día en la historia de Tenerife

Hoy queremos hacernos eco de una información remitida por Don Alberto Ruiz de Oña Domínguez, General Director del Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias, y que nos pone sobre la pista de un hecho relevante de nuestra historia.

escudo_sctfCada 6  de noviembre celebramos un día grande para Tenerife y por ende para España. Este 2015 se cumplen 309 años en que Santa Cruz consiguió su segunda “cabeza de león” para su escudo, por supuesto, mirando a la izquierda como símbolo de la derrota inglesa en su intento de conquista de esta isla. Y el cañón “Hércules”, depositado en este Centro, tuvo una actuación muy destacada en esta gran victoria. Solamente su acción logró desarbolar más de un barco enemigo y su capacidad de disuasión aceleró la retirada de la flota inglesa a pesar de disponer de una superioridad muy grande en cantidad y calidad de sus fuerzas. Esta victoria se consiguió en el año 1706.

La escuadra inglesa al mando del Contralmirante Jennings estaba formada por 13 navíos de guerra con casi 800 cañones, contra los escasos 100 de los chicharreros …
Jennings pensaba que era una victoria fácil después de sus saqueos en Cádiz, Vigo, Barcelona, Valencia y Gibraltar, pero no contaba con la valentía y la moral de los chicharreros al mando del Corregidor Antonio de Ayala y Rojas (en esos momentos el Capitán General estaba ausente de las islas …)

Al amanecer del día 6 los ingleses se acercaron intentando engañar a los defensores enarbolando una bandera francesa, luego una sueca (siempre hacían eso …) pero al acercarse al puerto pusieron la propia inglesa azul … e iniciaron un fuego intenso contra las defensas santacruceras mientras intentaban el desembarco con casi 30 lanchas, con un total de más de 1000 hombres, que se dirigían hacia las playas de San Antonio y de La Peñita. Pero la respuesta de las defensas artilleras de los castillos principales (Paso Alto, San Cristóbal y San Juan) fue tan precisa que impidieron la llegada de las lanchas a las playas debido a las bajas sufridas, lo cual les obligó a regresar a sus barcos de origen (los que pudieron …). Los ingleses intentaron un nuevo bombardeo durante más de dos horas, aprovechando su superioridad numérica, pero no contaban con la efectividad del cañón “Hércules” que a cada disparo causaba su daño correspondiente, dado su mayor alcance que la artillería inglesa y sus punterías preparadas con antelación.

No obstante el jefe inglés intento otra estratagema, esta vez diplomática y, para ello, envió un bote parlamentario con el siguiente mensaje.

 

Alberto Ruiz de Oña Domínguez, General Director del Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias.
Alberto Ruiz de Oña Domínguez, General Director del Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias.

Excmo. Sr. Me mandan aquí con la esperanza de encontrar una escuadra francesa. No soy enemigo sino muy amigo de los españoles. No han disparado los navíos por mandato mío, pues apenas lo noté los mande retirar afuera, no siendo intención mía cometer hostilidades en esta plaza. Me alegraré poderle servir ó á otro cualquiera de esa isla, pues tenemos estrecha amistad con los españoles. Debo asegurar a V.E. que S.M. católica el Rey Carlos III  ha conseguido este verano tantos sucesos con sus armas, que la mayor parte del Reino y dominios de España están bajo su obediencia, y no queda duda que los franceses serán expulsados de España. Tengo orden de S.M. católica para asegurar á todos los españoles  de todas partes de su alta protección y que los que voluntariamente se sometieren á S.M. el Rey Carlos serán continuados en los empleos que ahora disfrutan. Si V.E. gusta cambiar rehenes para que vengan á bordo se les informara detalladamente de todos los sucesos y de la verdad que aquí inserto, me hallará muy pronto para darle gusto y no dudo será á su satisfacción. Quedo con todo respeto de V.E. el más obediente y humilde servidor, John Jennings.- A bordo del navío de S.M. el Binchier á 26 de octubre (estilo viejo) de 1706. Las dos tartanas que van siguiendo los navíos si resultasen ser españoles se devolverán.” ( la fecha que aparece en esta carta es un error de la trascripción original)

Pero el Corregidor Antonio de Ayala y Rojas contestó:.

Excmo. Sr. En vista de la de V.E. escrita este día de á bordo de la nao el Binchier que manifiesta la falta de voluntad que hubiere en los cañones que de esa escuadra se dispararon á  este lugar; estimo la cortesía de V.E. y respondo: que a haber llegado desde el principio lancha en la conformidad que ahora, y como V.E. muy bien sabe deber enviarse, hubiera sido recibida  sin embarazo; y por lo que toca á las noticias que V.E. me insinúa sobre el estado de la guerra y cosas de España, digo; que aquí sabemos y estamos bien satisfechos de que las gloriosas armas de nuestro Rey y Señor D. Felipe V están muy ventajosas, restituido con quietud á su Corte, arrojados sus enemigos de los Reinos de Castilla y cuando (lo que Dios no permita) se hallase S.M. en diferente estado, siempre esta tierra se conservaría en el cumplimiento de su obligación de fidelísimos vasallos de S.M.C. Felipe V. (que Dios Prospere) hasta el último espíritu. Agradezco también a V.E. la galantería que me ofrecen orden á las dos saetías que salieron de este puerto y quedo a la disposición de V.E. para cuanto sea de su agrado. De este castillo de San Cristóbal del puerto de Santa Cruz, 6 de Noviembre de 1706. B.L.M. de V.E. su mayor servidor, D. José Antonio de Ayala y Rojas. – Excmo. Sr. Juan Gennings

Cuando Jennings leyó esta respuesta no tuvo más remedio que retirarse de estas aguas con el “rabo entre las piernas”. Eran las siete de la tarde del día 6 de noviembre de 1706 …. Hoy 6 de noviembre de 2015 es un día grande para esta plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife y para toda España.

Fuente: Alberto Ruiz de Oña Domínguez
General Director del Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reendex

Must see news