Gaznápiros

Una especie que cada día es más habitual

Reconocido gaznápiro es D. Trump, "Trom" para Maduro, otro gaznápiro.

Desde que tuve uso de razón siempre creí firmemente que el vocablo gaznápiro se correspondía con una palabra inventada por el acervo popular canario de La Cuesta (Tenerife) donde viví mi infancia y parte de mi juventud y cuyos habitantes tan proclives eran a ingeniar calificativos que colocados junto al nombre desacreditaban al sujeto en cuestión.

Por aquel entonces, concebía gaznápiro como una rara avis cuyo comportamiento y costumbres semejaban a los de muchos hombres en particular, quienes se quedaban embobados ante cualquier cosa, tal y como también le ocurría al supuesto pájaro de mi imaginación.

No fue hasta hace sólo unos días que, -aquel vocablo con el que, en La Cuesta, a la sazón, designábamos al palurdo, al simplón, al torpe, etc.-, fue escupido de repente por mi memoria al comprobar que, desgraciadamente, me encontraba rodeado de gaznápiros sin ni siquiera darme cuenta del peligro que corrían mis modestas opiniones frente a estos pájaros de mal agüero que tanto detesto.

Opinión, Criterios, Política, Noticias Canarias

Si tal y como sucediera en la magnífica película Los Pájaros, de Hitchcock, mis gaznápiros hubieran decidido echarse a volar todos en comandita sobre la ciudad donde en la actualidad vivo, el cielo se hubiera ensombrecido de tal modo que las opiniones objetivas vertidas por los muchos razonables no hubieran brillado, como hubiera sido de esperar, con auténtica luz propia.

También han existido crueles gaznápiros que con su belicosa actitud han intentado cambiar el curso de la historia reciente de la humanidad. Entre otros, podríamos citar sin temor a equivocarnos a Hitler, Francisco Franco, Mussolini, Stalin, etc. Sin embargo, aún hoy entre nosotros, aquí en España, la figura que en mi modesta opinión quedó embobada cual gaznápiro que se precie frente a lo que él afirmara como tenencia ilícita de armas de destrucción masiva por parte del régimen de Sadam Husein, no ha sido otro que el mismísimo señor Aznar.

Otros muchos gaznápiros vendrían después y en tal sentido no deberíamos olvidar al palurdo, simplón y torpe presidente de los Estados Unidos de América, Trump, cuyo peligro inminente de tratar de sitiar Venezuela le convierte en el más peligroso de todos los conocidos hasta el momento, incluidos Guaidó y el propio Nicolás Maduro.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.