Laboralistas de Atocha

Uno de los episodios más siniestros y sangrientos de la Transición española

No sería de recibo llegar a pensar que España haya tenido que haber sido siempre un país de cobardes, de asesinos prácticamente impunes ante la justicia.

Monumento en recuerdo de la “Matanza de Atocha”.

Pese a ello, muchos casos criminales han sido resueltos con cierto éxito tiempo después de su ejecución aunque en alguno de ellos las autoridades hayan pecado de negligencia al conceder ciertas libertades provisionales a criminales convictos y confesos como ha sido el caso de Carlos García Juliá, quién aprovechando un permiso carcelario ha permanecido huido de la justicia por distintos países suramericanos durante veinticuatro años.

Ya era hora de su extradición a España para que termine, de acuerdo a derecho, de pagar su larga deuda con la justicia además de la pena que haya que imponérsele por el delito continuado de fuga y sumar a su primitiva condena por asesinato voluntario.

Este tardío éxito policial debería de servir en última instancia para desentrañar de una vez por todas, intentando una hábil negociación con el asesino,  las identidades de los que podrían haber sido los auténticos responsables de la matanza que organizaron aquel día de 1977 en el interior del despacho de abogados laboralistas de Atocha y que se saldó con la muerte de cinco de ellos más cuatro heridos graves. Los tres pistoleros, entre quienes se encontraba el ahora extraditado Carlos García Juliá, pertenecían por entonces al recién creado partido de extrema derecha Fuerza Nueva, bajo cuya fundación y presidencia se encontraba el redomado franquista Blas Piñar.

Kiosco Insular es Opinión, Kiosco Insular es diferente. De Canarias para el mundo…Kiosco Insular

La siniestra sombra de la dictadura permanecerá todavía enquistada entre todos nosotros mientras no puedan resolverse definitivamente delitos como los de Atocha, torturas como la de BillyEl Niño”, conspiraciones como las del inspector Villarejo, además del largo etcétera de antiguas condenas a responsables sindicales o sospechosos de haber pertenecido a otros tantos partidos en el exilio durante la larga dictadura franquista o los cientos de asesinatos perpetrados por el antiguo régimen y cuyos cadáveres permanecen aún mal enterrados por las cunetas y eriales de la geografía española sin que la Ley de la Memoria Histórica se dé la prisa suficiente en la recuperación inmediata de sus cuerpos.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.