Paralelos

Cuanto más nos alejamos de un determinado punto de partida más nos aproximamos a él. Desde mi perspectiva, ello demuestra no sólo que el destino de los seres vivos que se desplazan está marcado desde que nacen sino que, además, la Tierra es esférica.

Y ese es el problema; que la Tierra es esférica y el ser humano, sobre todo, no puede alejarse infinitamente del problema sino que la mejor manera de enfrentarse a él es resolviéndolo. Sin embargo, a menudo me pregunto las consecuencias que tendría para el hombre alejarse de ese punto de partida imaginario en uno u otro sentido al de la rotación de la tierra sobre su propio eje que como todo el mundo sabe siempre gira de Oeste a Este. ¿Alcanzaría más pronto su destino alejándose en un sentido o, tal vez, en el otro?

A nivel cósmico y por lo que respecta a mis propios conocimientos científicos no podría predecirlo a no ser que, a nivel terrenal, es decir, con los pies sobre la tierra firme, intente calcular la velocidad de desplazamiento que pueda desarrollar el caminante por día y lo utilice como divisor de esa otra dimensión que daría, o bien cualquier meridiano de Norte a Sur o viceversa, -en cuyo caso el sentido de la rotación de la tierra resultaría indiferente para los intereses del que se desplaza-, o si por el contrario eligiéramos cualquier paralelo o, como en este caso, en concreto el 0 del Ecuador, o lo que es lo mismo, el que separa el hemisferio Norte del hemisferio Sur y del que suponemos sí afectaría a nuestro desplazamiento diario en virtud del sentido de la marcha al que optáramos respecto del de rotación de la Tierra.

Por pura curiosidad he hecho un cálculo aproximado del tiempo que me llevaría volver a mi punto de partida si me desplazara en torno a la tierra siguiendo el itinerario del paralelo 0 y el resultado obtenido ha sido de aproximadamente seis años, teniendo en cuenta que la línea del Ecuador mide 40.000`161 metros y que pudiera haberme trasladado a una velocidad de 20 kilómetros diarios.

Kiosco Insular. Criterios, Opinión, puntos de vista, Canarias…somos distintos

Por el contrario, cuanto más al Norte o al Sur, indistintamente, elijamos al azar un determinado paralelo y nos desplazáramos por él a la misma velocidad elegida de 20 kilómetros diarios, conseguiríamos llegar mucho antes al mismo punto de partida elegido pero ello daría como resultado un proyecto de futuro menos ambicioso y mucho más corto que el que nos ofrece el paralelo imaginario del Ecuador.

Una vez elegido el Ecuador, ahora sólo me resta decidir en qué sentido me sería más rentable hacerlo: si de Oeste-Este o viceversa y si tal decisión afectaría o no a la manera que hoy tengo de afrontar nuevas perspectivas de futuro que me permitiera ser más tolerante, más compasivo, más humilde y, sobre todo mucho menos rencoroso con las desafortunadas opiniones de los demás.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

  • Muy interesante este artículo, digno de su autor, al que yo le diría que, si «Cuanto más nos alejamos de un determinado punto de partida más nos aproximamos a él»……, quizás lo menos importante sea la ruta elegida (oeste-este ó viceversa) y sí la forma de enfrentarnos al viaje…; si el propósito final, no es otro que un intento de ser «…..más tolerante, más compasivo, más humilde , etc …», en resúmen mejor persona, adelante, seguro que lo conseguirá y lo más importante, será un viaje más feliz.
    Saludos

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.