Velando armas

Es de imaginar el precio que tendrá que pagar Esquerra Republicana y algunos otros por haberse negado en redondo, con sus votos en contra, de que Miquel Iceta pudiera haberse convertido en su día en el presidente de la mesa del senado.

El Tribunal Supremo ha rechazado pronunciarse sobre si los políticos encarcelados pueden, a pesar de todo, conservar sus actas de diputados; decisión que lleva, finalmente, a responsabilizar al PSOE de su puesta en práctica a través de la consideración que Maritxel Batet, presidenta del Congreso, crea oportuna, pero que, sin embargo, en ningún caso, sería admitida por el reglamento que contempla la cámara baja, en la que en uno de sus artículos manifiesta que ningún preso preventivo por un delito, entre otros, como él de que se les acusa, puede ejercer su cargo de diputado.

¿En que medida, cabe preguntarse entonces, la estrategia política llevada a cabo por los independentistas catalanes resulta factible de beneficiar a sus propios intereses nacionalistas?

¿Por qué la negativa en contra de la presidencia de Iceta en el Senado?

Cabe pensar que. con tales decisiones, aparentemente arbitrarias, los catalanes, lo único que pretenden con ello, es mantener viva la llama de la confrontación contra el estado de derecho al considerar, como en este nuevo caso, inconstitucional el veto aplicado a los encarcelados a ocupar sus respectivos escaños en el Parlamento, por lo que cabe esperar que el simple diálogo reclamado desde siempre al Gobierno por los independentistas es aquel que conduzca, inexorablemente, a la escisión de Cataluña del resto del estado.

Es de prever que después de las próximas elecciones y en función de los resultados obtenidos por unos y otros, en los futuros y enconados debates que se auguran en el seno del Parlamento, habrá que contar con los duros enfrentamientos que se esperan entre constitucionalistas e independentistas para quienes el llamado procés, desde el punto de vista político y de sus propios intereses, resulta más que imprescindible: crucial.

De momento, todo el mundo parece estar velando armas antes de la batalla que se avecina por la consolidación de un gobierno estable. Ya veremos.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.