Zahoríes

El caso de Totalán ha puesto el punto de atención en los cientos de miles de pozos que hay en España

Parece mentira que la tragedia ocurrida en Totalán (Málaga) en la que se ha visto implicado un niño de apenas dos años haya empezado fraguándose merced a una ramita de avellano en manos de un zahorí empeñado en detectar agua en el subsuelo de aquel aparente desierto baldío.

Y digo esto porque en dos distintas ocasiones he tenido la suerte de ser testigo de la labor llevada a cabo por estas personas, a quienes se les atribuye la facultad de descubrir  lo que se encuentra oculto valiéndose simplemente, como en este caso concreto, de una simple horqueta de madera que sujeta por sus extremos entre el índice y el pulgar de cada una de sus manos mientras recorren el terreno, aparentemente yermo, hasta que ésta, incompresiblemente, comienza a vibrar sobre la zona donde se supone que existen aguas subterráneas.

Actualidad, Noticias, Opinión, Criterios, Canarias.

En ocasiones, este zahorí suele ser, además, el propietario de una perforadora que, -en caso de un acuerdo alcanzado con el propietario del terreno, convienen en horadar en el lugar elegido a razón de unos ochenta y cinco euros por metro de profundidad perforado. Naturalmente, el precio de perforación variará en función de si se encuentra agua o no pero, sin embargo, en los casos de los que fui testigo y aunque la horqueta de avellano vibraba insistentemente, no hubo nada de suerte. De modo que en el peor de los casos, el zahorí y el perforador (si es que trabajaran juntos) abandonarán el lugar sin extremar las precauciones en previsión de accidentes, sellando el orifico de manera improvisada con una loseta o piedras de un tamaño algo mayor al diámetro del agujero en lugar de hacerlo con un registro de tapadera metálica y con candado para evitar lo que no se ha podido en Totalán.

Este error humano de no sellar de manera adecuada la boca del pozo ha dado como resultado el fatal accidente ocurrido en  Málaga y por el que se han visto movilizados decenas de especialistas en rescates, además de los medios materiales necesarios y adecuados empleados en tratar de recuperar aún con vida al pequeño Julen que hasta el día de hoy aún permanece en el interior del profundo agujero.

Y todo ello por la ramita de avellano vibrando en manos de un supuesto zahorí.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

 

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.