11 de septiembre

Ayer fue 11 de septiembre, fecha trascendental para todos los catalanes por distintos motivos. Entre otros porque la utilizan, en la mayoría de los casos como símbolo o bandera de sus aspiraciones soberanistas. Sin embargo, a pesar de que Esquerra Republicana y Junts per Catalunya no se ponen de acuerdo en el camino a seguir para reclamar la independencia, sí que en un día como el de hoy suelen aparcar sus estrechas diferencias para rendir culto a Rafael Casanova, junto a una multitud perfectamente organizada que se ha desplazado desde los puntos más recónditos de Cataluña para asistir a un acto de tan entrañable fraternidad para todos ellos.

A pesar de que muchos miembros de los CDR (Comités de Defensa de la República) se autodefinen sólo como participantes de acciones destinadas a la desobediencia civil como protesta por lo que ellos consideran el incumplimiento por parte del gobierno español de validar el referéndum del aquel 1º de Octubre, no queda del todo claro la medida de implicación pasiva de la que hoy por hoy presumen a tenor de algunos de los altercados violentos que se les imputan por sus participaciones desproporcionadas en algunas de las últimas manifestaciones en las que se han visto envueltos.

Cabe señalar que todo este tipo de operaciones estratégicas de guerrilla urbana impulsadas por el presidente Quim Torra, según la hoja de ruta a seguir, han de irse incrementando paulatinamente en la misma medida que se aproxime la fecha en la que el Tribunal Supremo deba dictar sentencia contra los políticos implicados y encarcelados por los hechos acaecidos durante aquel referéndum y cuya validez reclaman y justifican los miembros de los CDR con sus acciones violentas.

Ayer ya se emplearon a fondo frente al Parlamento de Cataluña pero esto es sólo el principio de lo que está por venir si como se prevé el veredicto del Tribunal sobre los implicados no les resultara favorable y a pesar de que para entonces ya les es posible esperar la probable sentencia recluidos en cárceles de Cataluña.

Para los no catalanes, hoy será otro día. Un día nuevo. Un día marcado por la confrontación pero que a muchos no consigue afectarles porque como manifiestan algunos castellanos residentes, “esta guerra no es la mía”

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.