A Dios rogando y con el mazo dando

Torra es el presidente de la Comunidad Autónoma Catalana./Wikipedia.

Mientras el sr. Torra y los suyos se prestaban a un conciliábulo diurno con el mismo Cristo en la abadía de Montserrat en favor del destino independentista de Cataluña, los distintos partidos del parlamento español se daban codazos para tratar de conseguir mayor ventaja en la parrilla de salida hacia las inminentes elecciones generales, acuciados algunos de ellos por las pésimas expectativas que le auguran las distintas encuestas practicadas.

El que, al parecer, obtiene mayor ventaja es, sin duda, el Partido Socialista quién tiene bien asida la sartén por el mango, a tenor de la propaganda electoral indirecta y gratuita que le proporciona la firmeza con la que el Tribunal Supremo ha cerrado el caso de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos. Pero tampoco habrá que olvidar, puestos ya a especular sobre la suerte que le acompaña que, también, desde el punto de vista estratégico en caso de victoria, ésta le otorgaría la oportunidad de oro de poder guardarse dos ases tan importantes en la manga con los que contar a posteriori en su favor como puedan ser, por un lado, la disposición o no de aplicar el artículo 155 según convenga y, por el otro, el derecho que le otorga la constitución española a decidir sobre un posible indulto sobre los implicados en el procés, -siempre y cuando éstos fueran condenados-, cara a la negociación de una paz duradera durante los años que, por lo menos, pueda Pedro Sánchez mantener el mandato al frente del gobierno de la nación otorgado por las urnas.

De modo que, si Sánchez logra su propósito y juega bien sus cartas en caso de victoria, su actitud política puede condicionar muy mucho, -siempre que pueda permanecer en el poder-, los planteamientos secesionistas de los partidos independentistas catalanes por lo que no quedaría para éstos otro remedio que contar con la colaboración divina de un aliado de excepción para que el sr. Torra decidiera desbloquear esta hipotética situación. Aliado que no sería otro que el mismísimo Cristo al que se ha encomendado recientemente durante unas jornadas de reflexión cristiana habidas, como todo el mundo ya sabe, en la abadía de Montserrat en Cataluña.

Sin embargo, se percibe una tensa calma chicha antes de que se desate la tempestad que se prevé sobre las urnas. Mientras tanto, los partidos políticos, dispuestos a ahorrarles dinero a los contribuyentes, ponen limitaciones a la exigua campaña electoral que se avecina, librándonos de tanta propaganda electoral en los buzones. Se da por hecho que todo el mundo tendrá decidido ya su voto, pero a pesar de ello, el alcance que pueda tener la abstención será la preocupación de algunos de estos partidos sobre los que las encuestas practicadas se han cebado de tal manera que, cuando ya no haya remedio y el escrutinio también haya finalizado, todo el mundo querrá pactar con todo el mundo para tratar de minimizar la posible derrota electoral del momento.

Será entonces el punto de analizar el alcance que puedan tener las distintas coaliciones políticas y el efecto que éstas tendrán en la esperanzada decisión tomada ante las urnas por miles de ciudadanos, muchos de los cuales resisten con sueldos todavía precarios, con viviendas hipotecadas, hijos a su cargo, etc., etc., por no contar con todos aquellos otros que ni siquiera tienen hoy en día empleo fijo para subsistir y poder vivir con dignidad.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.