Miquel Iceta

Según Sánchez es un catalán con sensibilidad autonómica

El Senado es la Cámara Alta de las Cortes Generales y ostenta la representación territorial de España./Senado.

Para los socialistas de Pedro Sánchez ha sido una verdadera suerte haber ganado por mayoría absoluta (142 escaños) en el senado en las últimas elecciones generales y, a la vez, un acierto en designar para el cargo de presidente de la cámara alta al conciliador Miquel Iceta, quién, según Sánchez, “es un catalán con sensibilidad autonómica” y gran conocedor, por otro lado, no sólo de la especial idiosincrasia de la sociedad de su comunidad autónoma sino, además, de su profunda participación a lo largo de los años en la política activa de Cataluña como secretario general del PSC, en cuyo seno y a pesar de los avatares que tuvo que sufrir su partido frente a la expresa voluntad independentista de un alto porcentaje de sus paisanos, ha sabido mantenerse incólume hasta el día de hoy frente a la secretaría de su partido en Cataluña.

No es noticia, ni siquiera una afrenta, el escaso swing del que está dotado Iceta cuando pretende bailar en público las veces que su partido celebra sus multitudinarios mítines   y a los que acude como invitado en las campañas electorales en este país. Pero lo cortés no quita lo valiente y ese swing que le falta casi siempre para el baile lo sustituye alegre y perfectamente por una habilidad fuera de lo común para la política y la elegante diplomacia con la que se desenvuelve y reconocida incluso por todos sus adversarios.

Kiosco Insular

Noticias Culturales Canarias, opinión, actualidad, criterios, reportajes, sallud, viajes, reportajes, Magazine de Canarias

Sin embargo, mucho más que sus reservas, tanto PP como Ciudadanos, lo que en realidad les infunde el nombramiento de Iceta es auténtico pavor a las decisiones expresas de un catalán que se decanta por una futura revisión de la Constitución española, así como del Estatuto catalán y que, según sus respectivos criterios, estos escarceos aparentemente democráticos pueden abocar en un callejón con una única salida: independencia.

Estos oscuros presagios de la derecha española quedan muy lejos de las afirmaciones efectuadas por Miquel Iceta respecto de su voluntad de no consentir jamás un referédum de autodeterminación de Cataluña, aunque sí estaría dispuesto a trabajar intensamente por el logro de un compromiso social de convivencia que satisfaga las necesidades de todos los catalanes y la cohesión de sus propios intereses con los del resto del estado español. 

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.