Pactos

Mientras Esquerra Republicana de Cataluña continúa agazapada a la espera de las verdaderas intenciones de Sánchez respecto a lo que Rufián considera un conflicto político pendiente de resolver en relación con el llamado procés, el Muy Ilustre President de la Generalitat, -que así ha reclamado su abogado que le trate el tribunal-, se obstina en desobedecer las órdenes dictadas por los jueces porque, según él, considera ilegal el precepto pronunciado en su día por la Junta Electoral Central que le obligaba a retirar los lazos amarillos y eslóganes de todos los edificios públicos catalanes, de tal manera que la Fiscalía exige para él un año y ocho meses de inhabilitación si el TSJC le condenara en el juicio que habrá de celebrarse el próximo 25 y 26 de Septiembre del año próximo.

Por lo demás todo sigue como hasta ahora. Las especulaciones continúan en aumento a la espera de quién y como se suma a la coalición de PSOE-Unidas Podemos que parece tener visos de solucionarse a juzgar por el interés que muchos tienen en la formación de un gobierno que habrá de tomar las riendas políticas de un país huérfano todavía de presidente aunque, probablemente, no en la medida que hubieran deseado Sánchez e Iglesias. Mientras tanto en Barcelona las manifestaciones y la huelga de estudiantes continúan bloqueando la Plaza de Universidad y sus aledaños, mientras los CDR, con el apoyo logístico de Tsunami Democratic, esperan hasta tomar decisiones concretas en favor de la ofensiva que se prevé llevarán a cabo durante el próximo evento deportivo a disputar en el Camp Nou entre el Real Madrid y Barcelona.

La desobediencia civil por parte de la Generalitat, apoyada en el hecho consumado de ignorar a cualquier gobierno que presida la nación, no acabará con la instauración de un nuevo ejecutivo de carácter socialista sino que se convertirá en el efecto que produce la pescadilla cuando se muerde la cola porque, según todos los pronósticos, a los catalanes no se les puede otorgar ningún derecho que se considere al margen de la Constitución, y mucho menos a autorizar un referéndum cuando los independentistas no son mayoría en el Parlament. No obstante, la baza más importante que juegan a su favor es ver cuanto antes a sus políticos presos en libertad y esta probable promesa de amnistía es con la que seguramente jugarán Sánchez e Iglesias para acercar el ascua de Esquerra Republicana a su sardina aunque, por citar a otro pescado, volvemos a lo mismo, a la pescadilla que se muerde la cola porque los encarcelados no admitirían una amnistía para alcanzar la libertad, sino que se sobresea la causa por la que fueron condenados, según ellos, sin motivo.

No hay razón para precipitar acontecimientos sin necesidad. Lo que de momento espera el grueso de la población española es que el próximo partido de futbol entre el Barça y el Madrid transcurra por los cauces exclusivamente deportivos y sin ningún incidente como no sea la victoria de uno u otro, porque el empate resultaría descorazonador para ambas aficiones. No obstante, por mi parte, ¡Visca el Barça!

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.