Tribunal Supremo

En Cataluña las hordas encapuchadas continúan haciendo valer sus actos de sabotaje

El Imperio de la Ley brilló en el Tribunal Supremo de España.

Sigo con imparcial interés, -a través de los distintos medios de comunicación-, todo lo que acontece de relevante en las dependencias del Tribunal Supremo en relación al juicio que se sigue contra los doce responsables catalanes de los truculentos actos acaecidos el 1º de Octubre de 2017.

Es interesante comprobar que ya de inicio, muchos de los que se sientan hoy en el banquillo, además de los miles de sus simpatizantes que como yo siguen atentamente los acontecimientos, tilden, sin el menor rubor, el proceso de este juicio como una mera farsa orquestada al amparo del artículo 155 de la Constitución que, según su criterio, nunca debería haberse aplicado en este caso concreto de motín, insurrección, sedición, rebelión, etc. Llámese como se quiera.

Esta artimaña de hacer creer a la Comunidad Europea la existencia de juicio amañado en contra del espíritu de la democracia que desde hace ya años practica este país, supone una desfachatez descomunal

Esta artimaña de hacer creer a la Comunidad Europea la existencia de juicio amañado en contra del espíritu de la democracia que desde hace ya años practica este país, supone una desfachatez descomunal si tenemos en cuenta que de no haberse intervenido a tiempo, hoy podríamos haber estado librando nueva guerra civil promovida por una declaración de independencia unilateral e impuesta que nos hubiera sorprendido a traición al resto de los españoles amparados por la Constitución.

Canarias, Actualidad, Noticias, Opinión

De modo que el Tribunal Supremo ha hecho muy bien en permitir todas las ventajas existentes para que el juicio en cuestión aparezca totalmente transparente e impoluto frente ya no sólo a la opinión pública en general, sino además frente al criterio jurídico de las autoridades internacionales en materia política.

Sin embargo, aquí en Cataluña, las hordas encapuchadas de los miembros de los llamados CDR (Comités de Defensa de la República) continúan haciendo valer sus distintos e indiscriminados actos de sabotaje intentando, -entre cortes de autopistas y carreteras-, tratar de desestabilizar lo poco de concordia que, a pesar de todo, continúa instalada en la mayoría de los corazones de todos los catalanes.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.